El 'caso Innova' señala a un proveedor que vendía prótesis en mal estado al hospital de Reus

stop

NUEVAS REVELACIONES EN LA CAUSA

Marta Gomis y Francesc Sanchez.

en Barcelona, 01 de mayo de 2015 (22:32 CET)

La investigación por el caso Innova ha destapado un nuevo capítulo de presunta corrupción que, además, podría incurrir en un delito de salud pública. El juez que instruye la causa ha imputado a un empresario que vendió prótesis en mal estado al Hospital de Sant Joan. La primera teniente de alcalde, Teresa Gomis (CiU), habría tenido un papel decisivo en esa contratación.

En su declaración ante el juez de instrucción número 3, el acusado Luis Márquez, propietario de la empresa proveedora Traiber, ha apuntado en su interrogatorio que disfrutó de una posición privilegiada gracias al gobierno municipal, pero también al president Artur Mas o el ex consejero Francesc Xavier Mena.

Contrataciones a dedo

El magistrado Diego Álvarez de Juan asegura en su auto con fecha 1 de mayo que Traiber vendió al Hospital Sant Joan de Reus desde 2007 a 2014 "sin ningún tipo de licitación o de proceso de adjudicación", en base a la normativa de contratación pública. "Los indicios presentados por la Policía Judicial indican la existencia de una dinámica que implica el voluntario desconocimiento de las normas más básicas de gestión pública que se deben predicar del estado democrá́tico y derecho", asegura en su escrito.

Márquez vendió prótesis durante años al hospital sin ningún tipo de problema. No obstante, en 2013, con la llegada de un nuevo médico, se le cerró el grifo. El empresario entonces empezó a mover hilos. Gomis, en su papel de consejera delegada de Sagessa, empresa pública sanitaria del municipio, jugó un papel determinante. "Como explica la Fiscalía de Tarragona en la comparecencia, el propio imputado, además de reconocer la existencia de reuniones para obtener trato de favor, acude a los responsables del Ayuntamiento de Reus para que presionen a los médicos para que contraten sus prótesis. Siendo destacable que además se reconocen por el mismo imputado reuniones al más alto nivel autonómico (consejero sr. Mena y el Presidente de la Generalitat Artur Mas)", apunta el auto.

Prótesis en mal estado

La Fiscalía ha puesto de manifiesto la existencia de delitos contra la salud pública y falsedad. Una denuncia ante la agencia española del medicamento dio lugar a una inspección de la Generalitat en la que se señala la existencia de prótesis en mal estado de Traiber. Algunas de esas prótesis, que se colocaron en los pacientes, eran de baja calidad y tenían fallas en las condiciones higiénicas de su producción, además de contar con precintos caducados. "La Fiscalía de Tarragona ha sido muy sensible con estas circunstancias y ha dicho que esto es especialmente grave si conectamos las dos situaciones, de forma que quien vende medicamentos o prótesis médicas en mal estado, al mismo tiempo presiona a la administración para que se las compre, y lo que es peor, esta administración asume tal venta", señala el auto.

Pagos de hasta 2,5 millones

El juez acusa a Márquez de causar un desajuste de 2,5 millones de euros al Hospital de Sant Joan. "Y es que el Hospital Sant Joan de Reus ha declarado la cifra de 2.9 millones como ventas imputadas a Traiber, pero la empresa sólo declaró 518.304 euros", afirma en el auto. Sorprendentemente, el imputado aseguró en el interrogatorio desconocer tal circunstancia y negó haber recibido esas cantidades.

El juez considera que en esta parte de la macro causa Innova se incurren en delitos societarios, delito de falsedad documental, delitos contra la Administración Pública, delito de blanqueo de capitales y delito contra la salud pública. Impone una fianza de 20.000 euros a Márquez. A Gomis, se le imputan los mismos delitos aunque no se le exige fianza.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad