El Consell desoye a Bruselas y recorta las ayudas a los arroceros

stop

La Generalitat adeuda a los agricultores las subvenciones europeas de los últimos dos años que ascienden a 13 millones de euros

Un tractor trabajando unos campos de arroz

25 de octubre de 2012 (01:00 CET)

Las arcas de la Generalitat ya no tienen dinero ni para pagar las subvenciones a los arroceros valencianos. La consejería de Agricultura ha decidido unilateralmente suprimir las ayudas medioambientales a partir de 2013 y que ascienden a 6,5 millones de euros cada año.

El principal motivo reside en que un 9% de esta cantidad tiene que ser abonada por el propio Gobierno valenciano, junto a otro 9% del Gobierno central y el 82% restante de la Unión Europea.

Los fondos del Consell escasean y además de adeudar los últimos dos años a los arroceros, la Generalitat opta ahora por retirar una de la dos ayudas que recibe el colectivo y que le permite, teniendo en cuenta el contexto económico actual, sobrevivir. “Las ayudas garantizan la supervivencia de los cultivos de arroz”, asegura el responsable del sector en La Unió, Enric Bellido.

La Comunitat rompe el acuerdo con Europa

Con esta decisión, el Gobienro que dirige Alberto Fabra desoye e ignora la línea de actuación europea que subraya la importancia no sólo de mantener estas ayudas sino de aumentarlas para que el agricultor se comprometa a respetar el medioambiente y fomentar una agricultura responsable.

“El futuro que nos espera sin estas subvenciones es muy incierto y conducirá al abandono de campos y ahondará en la depresión que sufre el sector”, añade Bellido.

Con la eliminación de la ayuda, el Ejecutivo valenciano rompe con el compromiso alcanzado con Bruselas para apoyar a los arroceros durante cinco años.

De dos subvenciones a sólo una


A la subida del coste de la gasolina y a la depreciación del precio del arroz –de 0,50 céntimos el kilo a 0,27 en los últimos cuatro años-- se suma ahora que de las dos ayudas que reciben los arroceros ya sólo se quedan con una. Es la historia de una muerte anunciada.

El sector recibe en la Comunitat dos líneas de subvenciones europeas, la general del PAC y la medioambiental, y aunque la primera es la más importante económicamente porque supera los 1.000 millones, cualquier respaldo a los agricultores resulta esencial.

Por ello, La Unió asegura que batallarán con el apoyo y la alianza de varios organismos para que "el Consell se eche atrás”.

En el mismo sentido, el principal portavoz de los arroceros españoles, Manuel Cano, asegura que la decisión del Gobierno valenciano es “un incumplimiento” del contrato con Europa. Por ello, en las reuniones que tendrán lugar en Bruselas esta semana el colectivo espera que la Unión Europea tome cartas en el asunto y “no le dé la razón a la Administración valenciana”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad