El convenio de la sanidad concertada en Cataluña encuentra su primera traba

stop

ACUERDOS LABORALES

Gabriel Trindade

EEl Hospital Clínic de Barcelona –en la imagen su acceso principal- busca un farmacéutico para cubrir tan sólo una hora al día.
EEl Hospital Clínic de Barcelona –en la imagen su acceso principal- busca un farmacéutico para cubrir tan sólo una hora al día.

en Barcelona, 13 de mayo de 2015 (21:51 CET)

El convenio de la sanidad concertada en Cataluña ha encontrado su primer crítico en menos de una semana. Metges de Catalunya, uno de los sindicatos con más presencia en la comunidad autónoma, se niega a aprobar la propuesta nacida en la intermediación de la administración pública. Aunque el acuerdo prevé un aumento salarial del 5% para los trabajadores, esta organización asegura que las ventajas no son suficientes.

Patronales y sindicatos recibieron el viernes la propuesta de la mesa de negociación. Se trata de un acuerdo que se lleva trabajando desde hace cinco años. El convenio del sector caducó hace dos años. Desde entonces, se ha mantenido una prórroga para otorgar algo de seguridad jurídica a las 16.000 personas que trabajan en la Xarxa Hospitalària d'Utilització Pública Pública (XHUP).

Recortes en el sector

El consejo ejecutivo del sector concertado del sindicato considera que la propuesta no colma las expectativas. Reconocen que se hace un esfuerzo de incrementar los salarios pero recuerdan que eso fue una petición expresa del consejero de Salut, Boi Ruiz, que accedió ha aumentar las tarifas que se pagan a los centros sanitarios a cambio de que los trabajadores recuperasen poder adquisitivo.

Desde 2010 los centros concertados han visto como el CatSalut, ente que gestiona el sistema sanitario catalán, ha reducido sus aportaciones el 17,8%. Estos 55 hospitales --que dependen de los 3.000 millones que aporta la Generalitat-- han recortado el sueldo a las plantillas alrededor del 12%. 

Peticiones extras 

Metges señala que la propuesta "desprecia el colectivo médico" ya que no incorpora ninguna de las reclamaciones mínimas planteadas por los representantes del sindicato. "La propuesta mantiene la jornada de 1.688 horas anuales para los facultativos establecida en el convenio sociosanitario, rechazado por el 69% de los trabajadores; también mantiene el complemento variable por objetivos (DPO) vinculado al equilibrio presupuestario de las empresas y la congelación del nivel D de carrera profesional", señalan entre otros factores. 

No obstante, el convenio sí ha encontrado aceptación en UGT. El 86% de sus delegados en este sector han votado a su favor. Metges se sorprende de la decisión y recuerdan que ese mismo acuerdo fue desestimado apenas hace medio año, en la anterior negociación. Por su parte, las patronales CSC y Unió se han posicionado a favor. En los próximos días, CCOO y el Satse deberán posicionarse.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad