El director del CatSalut admite que sigue de apoderado de seis empresas sanitarias

stop

SALUD

21 de junio de 2013 (18:00 CET)

La sanidad pública catalana vuelve a vivir horas convulsas. El modelo catalán, caracterizado y alabado por ello, por la cohabitación del sector privado y el público, sufre con especial incidencia los recortes presupuestarios. Y, por ello, las relaciones empresariales de sus dirigentes se vigilan con lupa. El director del Servei Català de la Salut (CatSalut) lo sabe, pero considera que no ha cometido ninguna irregularidad.

Padrosa ha asegurado este viernes que su condición de apoderado de seis empresas sanitarias no supone ninguna irregularidad o incompatibilidad con su cargo. Y entiende que, cuando la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) investigue esas relaciones –ha abierto un expediente de oficio-- verá esa relación “totalmente reglamentaria”.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Josep Maria Padrosa, ha asumido que firmó contratos con las empresas agrupadas en Corporació Fisiogestió, el grupo del cual ha sido director general antes de acceder a la dirección del CatSalut. Pero Padrosa ha recordado que el concurso público tiene fecha de 2006.

La pieza básica del sistema

El directivo se ha mostrado dispuesto a comparecer en el Parlament, junto con el conseller Boi Ruiz, como le pide la oposición, para explicarse. El CatSalut es la pieza fundamental de la sanidad catalana, ya que es el organismo encargado de contratar la actividad sanitaria de todos los centros catalanes. En 2012 el presupuesto fue de 8.506 millones de euros, y destinó 14 millones a las empresas en las que Padrosa mantiene la condición de apoderado.

Padrosa ha recordado también que ese conjunto de empresas han presentado un acto notarial en el que notifican que es política del conglomerado mantener a los exdirectivos como apoderados, aunque los poderes “no se han utilizado en ningún caso”.

Fuentes del sector sanitario aseguran que "no tienen ninguna duda" de que Padrosa ha actuado correctamente. La cuestión es que, justo en estos momentos de grave crisis económica, esa condición de apoderado causa "un perjuicio" para todo el sistema sanitario.

Sin firmar el último concurso

Con sus declaraciones, el directivo ha querido esclarecer la situación, y ha señalado que era “lógico” que en 2012 se volviera a generar el concurso público con Corporació Fisiogestió, al finalizar los seis años del anterior concurso. Padrosa asegura que pidió al conseller Ruiz no firmar esa renovación del concurso, y, finalmente, no lo firmó, aunque la ley, según el directivo, se lo permitía hacer.

“Debemos estar acostumbrados a tener las cosas arregladas”, ha afirmado Padrosa, “En este momento en el que todos estamos bajo sospecha, en el que se nos vigila todo, como mejor arregladas estén las cosas, mucho mejor”, ha señalado. Y ha rechazado, por completo, que desde su cargo haya beneficiado a sus empresas.

Poner en cuestión el modelo

Padrosa, en cualquier caso, ha insinuado que las críticas que se han vertido persiguen poner en cuestión el modelo sanitario catalán, basado en la concertación de servicios y en una fuerte presencia del mundo local y las asociaciones de base.

Pese a todo, Padrosa, y Boi Ruiz comparecerán en el Parlament para explicar un nuevo caso que agita a la sanidad catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad