El Ecofin trata de desbloquear el rescate de Grecia y recapitalizar el fondo de rescate

stop

CRISIS DE DEUDA

Los ministros de economía en el Eurogrupo

16 de septiembre de 2011 (11:57 CET)

Los ministros de Economía de la eurozona tratarán este viernes de enviar una señal positiva a los mercados sobre la crisis de deuda desbloqueando el segundo rescate de Grecia. Este es el principal objetivo de los políticos europeos, reunidos en la ciudad polaca de Wroclaw, que chocan con los intereses individuales de países como Finlandia, que demanda avales que garanticen su contribución en caso de impago de Atenas, o de los retrasos de los parlamentos de Eslovaquia o Austria en ratificar el plan.

Además, la Unión Europea (UE) tiene que decidir si recapitaliza de forma general sus bancos. Y es que la reunión tiene lugar en unos de los momentos más delicados. Los mercados dudan de la exposición de las entidades financieras europeas a la deuda de los países periféricos de la eurozona, que cada vez tienen más problemas para financiarse, y los datos presentados demuestran que la economía de la Eurozona se ha estancado.

De hecho, este jueves el Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de EEUU, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional de Suiza anunciaron nuevas operaciones coordinadas para inyectar dólares en los mercados.

EEUU presiona

Todos los ojos están puestos en Europa. De hecho, el encuentro del Ecofin contará con un invitado especial: el secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner. Asiste con la intención de presionar más a la UE para conseguir un pacto sólido entre todos los Estados miembro para parar la crisis de la deuda. El principal temor de los estadounideses es un contagio a la economía mundial.

Incluso se ha puesto una cifra a su acoso: 440.000 millones de euros. Esta es la cantidad que los estadounidenses supuestamente esperan que se incremente el fondo de rescate para países con problemas de deuda.

Grecia se lo juega todo

El encuentro de Wroclaw es el primero de los responsables económicos de la UE desde la cumbre del Eurogrupo del 21 de julio. Entonces se dio un nuevo balón de oxígeno a Grecia por valor de 109.000 millones de euros, la cantidad total del segundo rescate. Ahora, el Gobierno heleno se encuentra de nuevo con el agua en el cuello. Pide con urgencia que se desbloquee el sexto tramo del primer rescate, valorado en 8.000 millones de euros, para pagar las nóminas i pensiones de octubre.

Una ayuda que depende de la auditoría a las cuentas helenas que hacen los inspectores de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI). No se esperan avances si no concluyen que el Gobierno de George Papandreou aplica los ajustes pactados de forma contundente.

El Eurogrupo reclamará a todos los Estados miembros que aceleren la ratificación de los acuerdos de julio para que el fondo de rescate pueda empezar cuanto antes a comprar deuda y tomar el relevo del BCE. La institución presidida por Jean Claude Trichet se vio obligado en agosto a asistir a España e Italia ante el agravamiento de la crisis. Una decisión que provocó el abandono del representante alemán en el consejo que desplomó de nuevo los parquets europeos.

En este capítulo, los principales problemas están en Austria, que ha retrasado el voto, y en Eslovaquia, que amenaza con posponerlo hasta diciembre. El parlamento alemán se pronunciará el 29 de septiembre y el voto podría poner en riesgo la coalición que sostiene a la canciller Angela Merkel por la presencia de disidentes en sus filas.

Reforzar el capital de la banca

El Ecofin debatirá también sobre los "crecientes riesgos" en el sistema financiero europeo y la oportunidad de reforzar el capital de las entidades de la UE. Para ello se plantean incluso utilizar dinero del fondo de rescate una vez se ratifique su flexibilización, según se recoge en el documento que servirá de base para las discusiones.

La crisis de deuda, señala el informe, se ha contagiado al sector financiero "debido a la preocupación del mercado sobre la exposición de la banca a la deuda pública y al aumento de los costes de financiación". La UE alerta de “un peligros bucle negativo entre el sector financiero y la economía real a través del cual los problemas de financiación y la creciente aversión al riesgo de los bancos puede llevar a un desapalancamiento negativo que genere una contracción del crédito, en algunos Estados miembros, con consecuencias para la recuperación económica y la calidad crediticia de los activos bancarios".

Por ello, la UE recomienda "revisar la posición de capital de las instituciones financieras en la actual coyuntura y la necesidad de reforzarla más". "A la vista de la presión del mercado para un incremento en los umbrales de capital y para despejar cualquier duda sobre la estabilidad de la mayoría de las entidades, un refuerzo adicional de los recursos bancarios es recomendable en esta coyuntura", insiste el informe. El consejo va dirigido especialmente a los bancos que tengan una gran exposición a la deuda soberana de los países periféricos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad