El Eixample de Barcelona, una fiesta madrugadora el 9N

stop

A primer hora de este domingo numerosos voluntarios se concentraban ante los colegios del centro

Colas en el colegio Calderon de la Barca (Nou barris-Barcelona) el 9N / ED

09 de noviembre de 2014 (11:13 CET)

Antes de las ocho de la mañana, que era la hora de la convocatoria, decenas de voluntarios se agolpaban ante la puerta pequeña de la Escola Fructuós Gelabert, en la calle Sardenya del Eixample barcelonés. Cuando han dado las nueve, todos los miembros de las mesas ya estaban en sus puestos y los suplentes que no se necesitaron fuera del recinto.

A esa hora la cola para votar ya doblaba por la calle Industria. De cuando en cuando, la gente se giraba, comprobaba la dimensión de la fila y aplaudía. Desde el otro lado de la calle dos mossos observaban el desarrollo de los acontecimientos, atentos a que no hubiera incidentes.

Ambiente festivo

El ambiente era puramente festivo, como el de las manifestaciones soberanistas de los tres últimos años, aunque sin banderas ni pancartas; algunas camisetas y gorras indepes, eso sí. Tampoco había familias, era la hora de los militantes.

Una organización eficiente con los trabajos bien repartidos. Todo el mundo obedecía las instrucciones de los voluntarios de la puerta, incluso en el lento proceso de comprobación de identidades y de funciones de cada uno de los que debían ocupar un puesto en las mesas y en los servicios generales.

Recogida de firmas

Como si no tuvieran nada que ver con los voluntarios del colegio, sin entrar ni salir de las instalaciones, cuatro personas habían desplegado poco antes de las nueve una mesa en la calle para recoger firmas que respalden la denuncia internacional contra el Gobierno español. Una hora antes ya habían llegado discretamente en un coche y habían dejado los papeles y la mesa en el alcorque de un platanero a la espera del momento adecuado. Al mediodía, otros cuatro voluntarios les harán el relevo.

Comenzada la votación, las caras de quienes salían del colegio eran de satisfacción, como del deber cumplido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad