El equipo económico de Mas, pendiente de los pactos de CiU

stop

TRAS EL 25N

01 de diciembre de 2012 (01:00 CET)

La situación de CiU es delicada después de los resultados del 25N. Una de las primeras decisiones que deberá tomar el próximo Ejecutivo catalán es la aprobación del presupuesto para 2013, que podría comportar un ajuste de 4.000 millones para cumplir con el objetivo de déficit, el 0,7% del PIB. Y el equipo económico del president Artur Mas se prepara para ello, pero es consciente de que su continuidad dependerá de las necesidades del propio Mas y de los posibles acuerdos con un socio parlamentario o de gobierno.

Mas desea que el próximo Govern sea continuista, y no pretende acometer grandes cambios. Pero ahora ya no dependerá de él. El president en funciones quiere un gobierno sólido, y ello sólo será posible si el socio que acabe encontrando, ERC o PSC, forman parte de un Ejecutivo de coalición.

En función todas esas circunstancias, Mas decidirá qué le puede pedir a los miembros de su actual gobierno.

La responsabilidad de Mas-Colell

Y la mayor responsabilidad recaerá en el conseller de Economia. Andreu Mas-Colell, que ya formó parte en un gobierno de CiU, como secretario de universidades en el último gabinete de Jordi Pujol, es un hombre que tiene muy presente “el peso de la responsabilidad”, según fuentes cercanas al conseller. Si Mas quiere que continúe, teniendo en cuenta la difícil situación económica, y pensando también en que ya conoce todas las interioridades del departamento y mantiene una comunicación directa y fluida con el Ministerio de Economía y con el de Hacienda del gobierno central, Mas-Colell seguirá al frente.

El conseller, uno de los economistas especializados en microeconomía más prestigiosos en el ámbito internacional, podría responsabilizarse de nuevo de la Barcelona Graduate School of Economics, una escuela de economía centrada en postgrados y másters, que ha conseguido un gran éxito, con una presencia masiva de estudiantes internacionales y que él mismo impulsó.

A la espera de Mas


Pero sólo renunciará si Mas le hace ver que necesita, debido a las nuevas circunstancias políticas, un perfil diferente para el departamento de Economia. Mas-Colell, que ejerció en la etapa de Jordi Pujol de independiente, quiso, precisamente, justo después de que el primer tripartito accediera al Govern, comprometerse como militante de Convergència Democràtica. Su fidelidad al proyecto, por tanto, está contrastada.

Sus colaboradores más cercanos y personas que han trabajado con él durante muchos años, en distintos proyectos, mantienen que Mas-Colell no renunciará y que esperará la decisión de Mas. Por ahora, ya prepara los presupuestos del 2013, con diversos escenarios posibles, atendiendo a la nueva situación política tras los resultados de las elecciones, que dejaron a CiU con 12 diputados menos.

Empresa i Ocupació

Un caso bien distinto es el del conseller de Empresa i Ocupació, Francesc Xavier Mena. Sus decisiones han sido cuestionadas en los últimos dos años, incluso se le ha llegado a acusar de inactivo y ha recibido reproches por parte de patronales y sindicatos.

Además, los posibles socios de gobierno de CiU podrían exigir la creación de una conselleria de ocupación separada de las responsabilidades empresariales e industriales, como pasó en los últimos tripartitos. Independientemente de esta decisión, Mena ha dejado claro, incluso en actos públicos, que daba por concluida su etapa política desde el día en que Mas anunció el avance electoral. Su futuro parece más ligado al ámbito académico, de donde viene él y todo su equipo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad