El Gobierno británico ofrece un empleo para ser James Bond

stop

El ‘hackeo’ de la web mantiene durante horas la búsqueda del agente 007

Oferta laboral en la web del Gobierno británico | EP

15 de diciembre de 2013 (19:10 CET)

El Gobierno británico ha decidido llevar al MI6 a un James Bond en carne y hueso. Así constaba en una oferta laboral que la administración liderada por David Cameron colgó en la web el pasado viernes. En ella, iniciaba el proceso de selección para dar vida al famoso agente 007.

No se trata de una broma del Ejecutivo británico ni una campaña de promoción de un nuevo film sobre el agente secreto creado por Ian Fleming. Tras el anuncio está el hackeo del portal del Gobierno, según ha reconocido. Los piratas hicieron tan bien su trabajo que la publicación tardó horas en descolgarse.

Salario de 75.000 euros más ‘bonus’

Para llevar a las calles de Londres el personaje interpretado por Daniel Craig, el Gobierno de Cameron ofrecía un salario “de entre 60.000 y 75.000 euros, más un bonus por misión completada”. El objeto del contrato era muy simple: “Se necesita especialista en eliminación de objetos para el Servicio Secreto”. Concretamente, “acabar con algunas personas que suponen un riesgo para el orden público”.

Incluso detallaba las “habilidades especiales” que requería el empleo. Total disponibilidad de viajar --“es necesario desplazarse al país donde se encuentre el objeto que debe ser eliminado”-- y no tener “rasgos demasiado distintivos” para pasar desapercibidos. Un requisito que difícilmente pasarían los actores que han llevado a la pantalla al agente 007.

Licencia para matar

Además, la oferta laboral especificaba la necesidad de escapar de distintas naciones por medios “poco convencionales”. El elegido recibía a cambio la licencia para matar y todo el equipo necesario para completar sus encargos.

Este incluía “pasaportes, relojes especiales, propulsores, minisubmarinos y, por supuesto, una pistola Walter PPK”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad