El Gobierno impulsa una ley de carreteras para evitar fiascos como las radiales de Madrid

stop

El anteproyecto de ley impedie cambios urbanísticos que encarezcan las expropiaciones. Con la modificación normativa se intenta repetir nuevas quiebras como las de las radiales madrileñas

La ministra de Fomento, Ana Pastor, en una imagen de archivo / EFE

Madrid , 08 de mayo de 2015 (15:07 CET)

El Gobierno se ha propuesto impulsar una nueva ley para evitar fiascos como los de las carreteras radiales de Madrid, construidas con sobreprecios y con un tráfico escaso. El nuevo anteproyecto de ley, aprobado por Consejo de Ministros este viernes, se ha propuesto frenar el desenfreno de recalificaciones urbanísticas cuando se proyectan nuevas carreteras.

La rapidez con la que los ayuntamientos aprueban recalificaciones termina convirtiéndose en una pesada losa para las expropiaciones y, por ende, para el coste final de las carreteras. Las recalificaciones fue uno de los factores clave para la quiebra de las autopistas radiales de Madrid cuyos promotores se han visto obligados a renegociar los préstamos.

Prohibición de recalificaciones

La nueva ley de Carreteras, que aprobará el Congreso con la mayoría absoluta del Partido Popular, contempla la suspensión cautelar de todas las recalificaciones urbanísticas desde el momento en que se proyecte una nueva vía. La ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), explicó que la normativa declarará nula de pleno derecho toda modificación urbanística que se ejecute durante estudio de una nueva carretera.

Además, para la construcción de nuevas vías será obligatorio la aprobación de un plan técnico que certifiquen la necesidad y la viabilidad del proyecto, algo que no cumplieron los proyectos de carreteras radiales que entraron en concurso de acreedores hace dos años. La banca (BBVA, Santander y Catalunya Banc) reclaman ahora 165 millones de euros a las constructoras ACS y Sacyr por el fiasco de las radiales R-3 y la R-5

Prohibición del monopolio de gasolineras

La nueva ley también prohibirá que una misma gasolinera tenga más de tres estaciones de servicio seguidas. Es una práctica común que el Gobierno desea eliminar con el propósito de que haya competencia. "Queremos que se produzcan bajadas de precios que beneficien a los usuarios", explicó la ministra Ana Pastor. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad