El Gobierno ‘ningunea’ a los empresarios extorsionados de Marruecos

stop

PROTECCIÓN DE INVERSIONES

Rajoy, durante una de sus visitas el año pasado a Marruecos. EFE

11 de enero de 2013 (19:30 CET)

El Gobierno hace caso omiso a los empresarios españoles que han sufrido extorsiones y, en algunos casos, “expropiaciones maquilladas” en Marruecos. Al contrario que ha sucedido con los casos de Repsol, REE e Iberdrola en Argentina y Bolivia, el Ejecutivo de Mariano Rajoy no ha movido un dedo por estos inversores, en su mayoría, del sector de la construcción.

Compañías como la andaluza Torreblanca o la catalana Formarroc han vivido un capítulo muy parecido con la empresa Douja Prom Addoha, primer grupo inmobiliario del país y socia del Gobierno magrebí. Fueron contratadas para hacer una serie de viviendas y antes de que finalizaran el proyecto, miembros de la empresa marroquí arrasaron a los empresarios españoles. “Nos robaron todo, sufrimos amenazas incluso agresiones y algunos tuvieron que salir por piernas”, afirma Francisco de Arratia, presidente de la Asociación de Afectados por la Extorsión en Marruecos (AAEM).

Traumatismos y cárceles


Uno de los gerentes de Formarroc fue agredido y tuvo un traumatismo craneoencefálico. “Entraron en las oficinas y echaron a todos. Se quedaron con todos los equipos y encima con agresiones”, explica Arratia. Incluso uno de los empresarios extorsionados estuvo una semana en la cárcel. “Estamos ante una mafia”.

La asociación cree que detrás de todo esto está el Gobierno marroquí y que existe una trama que dificulta las inversiones españolas. “Debemos ser como una moneda de cambio para que no reluzcan otros asuntos importantes”, denuncia Arratia. Las autoridades del país magrebí no han hecho caso a las denuncias en la justicia marroquí, pero “es una vergüenza que el nuestro no haga nada”.

Solo una reunión

Casi una decena de empresarios han sufrido algún tipo de extorsión. La asociación, creada a recomendación de la Embajada española en Marruecos, lleva varios años intentando que el Gobierno les reciba. Primero con el del PSOE y luego con el actual de Mariano Rajoy. “Nos dicen que son conscientes de la situación, pero no han movido un dedo. Todavía estoy esperando una respuesta de alguno de los ministerios. Sólo les hemos pedido una reunión para que conozcan la situación real y después decidan si actúan o no”, explica Arratia.

Según ha podido saber Economía Digital, la Asociación envió al Ministerio de Industria, Energía y Turismo una petición de ayuda el pasado abril. El gabinete de José Manuel Soria respondió lo siguiente: “Desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo somos conscientes de sus problemas, sobre los que nos mantiene informada la Secretaría de Estado de Comercio, a través de la Oficina Económica y Comercial. Comprendemos sus inquietudes, respaldamos sus intereses y esperamos que a lo largo de los próximos meses pueda alcanzarse una solución”. Eso es todo lo que ha hecho el Gobierno hasta hoy.

Con conocimiento de causa

La embajada y la oficina comercial tienen conocimiento de los hechos desde 2011. El único movimiento por parte de las autoridades españolas en Marruecos ha sido el de enviar una carta a la empresa extorsionadora pidiendo explicaciones. “Como si nada, porque no han recibido respuesta”, dice el presidente de la asociación de afectados. “En la embajada nos dicen que ellos no pueden hacer nada y que lo mejor es que lo dejemos pasar”, recalca.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores aseguran que “tratan de buscar una solución” al conflicto empresarial en Marruecos. Para ello, están coordinando una acción con la secretaría de Estado de Comercio. Pero de momento, no hay medida alguna sobre la mesa, algo que sí hubo en las expropiaciones de Repsol, REE e Iberdrola, denuncian los afectados.

Otros partidos, sí

El PSOE tampoco hace caso a los empresarios damnificados, ni cuando formó Gobierno ni ahora como oposición. Sin embargo, la asociación sí ha obtenido cobijo en otras fuerzas políticas como Izquierda Unida (IU), UPyD o el PNV. Los dos primeros han llevado al Congreso preguntas al respecto de la protección de las inversiones españolas en el país magrebí. “Ahora, el PNV nos está ayudando decididamente para intentar esclarecer estos hechos”, dice Arratia.

Pero ante la negativa del Gobierno en tomar cartas en el asunto, la asociación decidió en septiembre del pasado año acudir al refugio del Parlamento Europeo. Los empresarios han denunciado los numerosos casos de atropellos empresariales y de extorsión que se han venido sucediendo en Marruecos en los últimos años. “hemos puesto en conocimiento de los hechos a las autoridades comunitarias porque hay un acuerdo marco de asociación entre la Unión Europea y Marruecos”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad