El Gobierno portugués carga contra el TC por generar “inestabilidad”

stop

AUSTERIDAD

07 de abril de 2013 (12:09 CET)

El Gobierno portugués se encuentra dividido y confuso, después de que el Tribunal Constitucional haya rechazado medidas como la supresión de las pagas extra de los funcionarios. El mejor alumno hasta ahora de Bruselas se verá forzado a renegociar la deuda con la Comisión Europea, porque se queda sin un ahorro de cerca de 1.000 millones de euros.
 
El Ejecutivo portugués asegura que la decisión del TC coloca en riesgo al país, al poner en duda su "credibilidad externa".
El primer ministro conservador, Pedro Passos Coelho, decidió solicitar una reunión "de urgencia" con el jefe de Estado, Aníbal Cavaco Silva -que pidió el dictamen del tribunal- para obtener "una rápida clarificación del Estado sobre relevantes aspectos puestos en causa por la sentencia".

Acatar la sentencia

Después de una reunión del Consejo de Ministros que se prolongó durante más de tres horas en la tarde-noche del sábado, el secretario de Estado Luís Marques Guedes, anunció en una declaración sin derecho a preguntas que el Ejecutivo no está de acuerdo pero "acata" la decisión del Constitucional, aunque recalcó que tendrá consecuencias negativas.

Uno de los reproches que lanzó el portavoz al TC es que esa sentencia haya llegado justo antes de que el Eurogrupo se reúna este miércoles en Dublín. En esa reunión, el gobierno portugués pretende pedir a las autoridades europeas más tiempo para pagar los intereses de la deuda y devolver el rescate que se concedió en 2011.

Negociar con la 'troica'


El lamento del Ejecutivo portugués es que el TC no considerara “el esfuerzo del Gobierno para hacer más equitativos los esfuerzos de la consolidación de las finanzas públicas”, exigidos por Bruselas, y la troica: el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El primer ministro, Passos Coelho, se pronunciará esta tarde sobre la grave situación del país. En la reunión que mantuvo con el presidente Cavaco Silva, diferentes medios portugueses mantienen que le pudo haber presentado su dimisión. Y, según informa el diario Público, Cavaco Silva podría convocar un Consejo de Estado la próxima semana para analizar la nueva coyuntura.

Los socialistas, sin embargo, ya comienzan a pedir que se clarifique la situación con unas nuevas elecciones, por lo que el país podría entrar en una gran inestabilidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad