El Gobierno se salta el principio de igualdad en la Ley Antifraude

stop

HACIENDA

Luis de Guindos, Soraya Sáenz y Cristóbal Montoro.

31 de octubre de 2012 (16:33 CET)

El artículo 14 de la Constitución Española dice: “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. La nueva Ley Antifraude se salta este artículo.

El Gobierno tiene entre ceja y ceja sacar a este país adelante y, para eso, necesita que el dinero vuelva a entrar en España, que el capital circule en la economía. El fondo es incuestionable, pero las formas crean cierta polémica.

Seis veces más de ‘cash’

La nueva Ley Antifraude es un claro ejemplo de ello. Una de las novedades de las medidas para luchas contra el fraude fiscal es la limitación al uso de dinero en efectivo. La nueva ley reza que se limitan los pagos en efectivo a menos de 2.500 euros para operaciones entre empresas y/o profesionales. Hasta ahí todo bien. El principio de igualdad constitucional se rompe cuando la limitación será de 15.000 euros cuando el pagador sea un particular no residente. El objetivo no es otro que provocar el efecto llamada al inversor extranjero.

El no residente podrá realizar operaciones en cash seis veces más caras que un español de a pie. ¿Por qué? “Cualquier inversión extranjera en España es buena, fomenta la economía y crea empleo”, según fuentes de Hacienda.

El ‘caso Eurovegas’

El Ministerio defiende que no se está favoreciendo fiscalmente hablando a ningún inversor extranjero, en referencia a Sheldon Adelson, magnate norteamericano que levantará Eurovegas en Madrid. “No hay exenciones fiscales para nadie”, insisten las mismas fuentes. “No hay ni para los chinos”.

Pero el Gobierno ha dado luz verde a que los ayuntamientos puedan beneficiar a estos inversores a través de los impuestos que ellos manejan. Se trata de una bonificación potestativa que “cualquier ayuntamiento, si quiere, podrá fomentar”. Por ejemplo, para una inversión de suelo tan potente como la de Eurovegas, el ayuntamiento elegido por Adelson podría reducir el IBI o quitárselo al magnate con el objeto de que invierta una cantidad de dinero. Lo que vulgarmente se dice poner la alfombra roja.

Vía libre en el ‘banco malo’

Pero la apuesta del Gobierno por la entrada de capitales va más allá. Fuentes del mercado aseguran que el Ministerio de Economía quiere eximir fiscalmente a los fondos de inversión no residentes que metan su dinero en el banco malo. El ministro Luis de Guindos quiere así obtener una amplia mayoría privada en el capital y evitar tener que contabilizar como deuda la inversión del Frob en esta sociedad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad