El presidente de la Generalitat, Quim Torra

El Govern pone fecha a sus presupuestos (sin apoyos)

stop

El Govern de Torra quiere aprobar el proyecto de los presupuestos en diciembre, pero los comunes avisan: "Para parches procesistas, que no nos busquen"

Barcelona, 04 de noviembre de 2018 (12:23 CET)

El Govern de Quim Torra pretende acelerar los presupuestos de la Generalitat para 2019 con una aprobación del proyecto de ley tan temprano como diciembre próximo. No obstante, se enfrenta a la negativa no solo de la CUP, sino también de los comunes, que piden frustrar cualquier intento de "pressing comunes" para conseguir su apoyo a las cuentas.

No obstante, el entorno de Torra es optimista. "No cerraremos ninguna puerta de partida ni a la CUP ni a los comunes, porque entendemos que hay espacios en los cuales nos podemos poner de acuerdo", afirmó el secretario general del departamento de Economía de la Generalitat, Albert Castellanos, en una entrevista de Efe que se publica este domingo.

"A la CUP le hemos explicado la situación presupuestaria, que no da espacio para grandes incrementos y para políticas radicalmente diferentes, pero entiendo que hay elementos que van más allá de los estrictamente presupuestarios para dar apoyo a estos presupuestos", agregó.

Castellanos confía en aprobar el proyecto de ley de los presupuestos "en diciembre" y dice que desearía que el debate en el Parlament se celebre "antes de acabar el año", para firmarlos en el primer trimestre de 2019. Para los comunes, sin embargo, el escenario no se antoja tan sencillo como desearía la Generalitat.

Los comunes ponen freno a los presupuestos de Torra

La presidenta parlamentaria de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, advirtió este domingo de que la formación no avalará unos presupuestos que sean un simple "parche procesista" y urgió al Govern a plantear ya una propuesta para conseguir su apoyo a las cuentas, sin que medie lo que llama "pressing comunes".

Los comunes exigen al Govern de Torra que establezca prioridades y que abandone la "lógica procesista" si realmente quiere negociar las cuentas. Las negociaciones de los presupuestos van "tarde", lamentan, y todo porque los independentistas "están muy entretenidos con sus estrategias contradictorias" y "no se acaban de poner de acuerdo entre ellos".

La formación de Albiach demanda unos "presupuestos sociales" y se abre a la posibilidad de "promover un diálogo real" para "buscar soluciones y alternativas democráticas" a la situación política en Cataluña. Pero "para poner parches procesistas, que no nos busquen", advierten los comunes.

El Govern mira a los comunes

Por su parte, el Govern seguirá mirando con atención hacia Catalunya en Comú Podem para aprobar los presupuestos, ya que la CUP anunció que no apoyará unas cuentas "autonomistas". Las cuentas incorporarán un aumento del techo del gasto por valor de unos 1.600 millones de euros en comparación con las de 2017, actualmente en vigor.

Castellanos estima que el Govern dispondrá en 2019 de 2.700 millones de euros en ingresos más que en 2017, pero por el objetivo de déficit del 0,1% del PIB y las limitaciones que impone la regla de gasto solo podrá disponer de 1.600 millones más. Un porcentaje "muy amplio" ya está "comprometido" en las retribuciones del personal, la ampliación del cuerpo de docentes y la renta garantizada de ciudadanía.

El secretario de economía comentó que "el margen presupuestario será estrecho", en referencia a la negociación de las cuentas, y adelantó que el acuerdo "se tendrá que basar en gestos", algunos de los cuales serán "presupuestarios" y otros relacionados con cuestiones políticas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad