El Govern sabía de la broma telefónica a Rajoy

stop

Presidència se enteró de la jugarreta después de que Ràdio Flaixbac intentase, sin éxito, hablar con Puigdemont haciéndose pasar por el presidente español

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente, Oriol Junqueras, en el Parlament.

Barcelona, 21 de enero de 2016 (17:03 CET)

La broma telefónica a Mariano Rajoy ha traído cola este jueves. Tantas que de la breve conversación se pueden sacar conclusiones políticas, sobre la situación del todavía presidente en funciones ("tengo la agenda muy libre", aseguró) y sus posibilidades para ser investido jefe del próximo ejecutivo. Pero la sorpresa de la mayoría no ha sido tanta en la Plaça Sant Jaume.

Tras la charla con Moncloa, Ràdio Flaixbac intentó la misma jugada con el recién investido Govern, pero a la inversa. Un falso Rajoy trató de ponerse en contacto con Carles Puigdemeont, según han confirmado fuentes próximas la Conselleria de Presidència a Economía Digital. Sin embargo, en este caso la broma no tuvo éxito, al ser detectado inmediatamente el falso interlocutor.

Fue después de esta segunda llamada cuando el equipo de Puigdemont supo de la jugarreta que habían gastado a Rajoy.

"Fruto de la casualidad"

El propio equipo de Ràdio Flaixbac se sorprendió de la facilidad con la que llegaron hasta el presidente español. "Lo hemos intentado con muchos personajes y la mayoría de las veces nos ha sido imposible. Yo creo que es fruto de la casualidad más absoluta", ha explicado Carles Pérez, director del programa, a la Cadena Ser.

Tras conocerse la broma, Carles Puigdemont ha insistido en su intención de reunirse "con el próximo presidente" del Gobierno y ha asegurado que no prevé alterar su agenda, tampoco para reunirse con Rajoy, a pesar de la disponibilidad mostrada por éste en la charla que hoy se ha hecho pública. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad