El juez imputa a once empresarios vinculados a Jordi Pujol Ferrusola

stop

CORRUPCIÓN

Carlos Sumarroca, Jordi Pujol Jr y Luis Delso

22 de octubre de 2014 (21:44 CET)

Un acelerón. Un cambio de rasante que pone en cuestión una buena parte del pujolismo. Pablo Ruz, el juez de la Audiencia Nacional, ha dado un paso al frente con su investigación sobre los negocios de Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del ex President de la Generalitat, y ha imputado a 11 empresarios.

Todos ellos están estrechamente vinculados con Pujol Ferrusola, y algunos forman parte del núcleo duro de lo que fue el empresariado que trabajó codo con codo con el sector negocios de Convergència Democràtica.

De los dos imputados hasta hora –Jordi Pujol Ferrusola y su ex mujer, Mercè Gironès-- se ha pasado a 13 imputados, y 27 testigos. A los imputados, el juez Ruz los ha citado para que declaren el próximo 12 de noviembre.

Empresarios y la familia directa

A petición de la Fiscalía Anticorrupción, el juez los acusa de blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública y falsedad en documento mercantil por su “presunta participación y cooperación con el investigado, Jordi Pujol Ferrusola, en determinadas operaciones mercantiles que han venido siendo investigadas”.

Entre los imputados, figuran: Carlos Sumarroca Coixet, el empresario que se puede considerar como el de más estrecha confianza del pujolismo; su hijo Carlos Sumarroca Claverol; Ramon Gironés Pages, ex suegro de Pujol Ferrusola; Ramon Gironés Riera, ex cuñado; Mercè Riera Anglada, su ex suegra; Xavier Corominas Riera; Luis Delso Heras (Isolux Corsán); Xavier Tauler Ferré (Copisa); Alejandro Guerrero Kandler; Gustavo Buesa Ibáñez; y Josep Mayola Comadira.

Las imputaciones llegan tras la investigación del juez Ruz, tras los informes de la Udef, la unidad de delitos económicos y fiscales de la Polícia, que consideró ficticios los informes de Jordi Pujol Ferrusola que, supuestamente, le encargaban las empresas, por los que cobró hasta doce millones de euros a una treintena de compañías. De ese total, ocho millones de euros corresponden a 17 empresarios que fueron contratistas del Govern de la Generalitat.

Información oculta a la instrucción

El juez va más allá. Y en el auto acuerda la ampliación rogatoria cursada a Andorra, con el objeto de que la Banca Privada Andorrana remita toda la documentación sobre la operación que se documentó el pasado 4 de agosto. En ella, Jordi Pujol Ferrusola dispuso 2,4 millones de euros a favor de una sociedad editorial de México. Esa información “había permanecido oculta a la instrucción”, se detalla.

Pablo Ruz ha decidido bloquear la cuenta de esa entidad desde la que se realizó esa operación. También se remite una comisión rogatoria a las autoridades de México para que se pueda identificar la cuenta bancaria en el Banco Santander de México en la que se ingresaron esos fondos.

En una muestra de que el juez desea acelerar la investigación, Ruz requiere en otra de las diligencias, a las entidades bancarias de Andorra Crédito Andorra, Banc Sabadell d'Andorra, Banca Privada de Andorra, MoraBanc, MoraBanc Grup y Andbank, “el bloqueo preventivo e inmediato de todas las cuentas” en las que sean titulares, tengan poderes de disposición o sean representantes los imputados Jordi Pujol Ferrusola y su ex mujer, Mercè Gironés.

La información de la ex pareja de Pujol Ferrusola

Ruz tramita también comisiones rogatorias a Liechtenstein y Reino Unido en las que pide información sobre la constitución de varias sociedades, y la titularidad de las cuentas a nombre de sociedades mercantiles.

Pero, todo ésto, ¿a partir de qué información? El juez establece que ha obrado todas esas diligencias “pertinentes, necesarias y proporcionadas” y explica que se han adoptado al amparo de indicios obrantes en la causa.

Entre ellos, la declaración de la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, que ha resultado ser la pieza central en todo el proceso; documentación bancaria, empresarial, societaria y de la Agencia Tributaria; informes de análisis policiales; así como lo declarado en sede judicial el pasado 15 de septiembre, por parte, precisamente, de Jordi Pujol Ferrusola y de su ex mujer Mercè Gironés.

Por tanto, Ruz avanza, aunque tras la declaración de Pujol Ferrusola no tomó ninguna medida tras cinco horas de declaración.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad