El conseller de Interior y todavía portavoz de JxCat en Terrassa, Miquel Sàmper / TV Terrassa

Las 'perlas' del Miquel Sàmper, nuevo conseller de Interior

stop

Miquel Sàmper se ganó un hueco en los medios después de denunciar a un agente de la Guardia Civil durante el juicio del 'procés'

Barcelona, de ( CET)

Cataluña tiene nuevo conseller de Interior. La remodelación de Quim Torra ha dejado fuera a Miquel Buch, responsable de las cargas policiales durante los graves disturbios en Barcelona tras conocerse la sentencia del 1-O, para nombrar a Miquel Sàmper como su sucesor. El líder de Junts per Terrassa y antes de CiU en la localidad ha protagonizado varias polémicas antes de su nombramiento, como borrar su cuenta de Twitter.

Sàmper se hizo famoso por denunciar a un agente de la Guardia Civil en 2019 tras la declaración de un policía en el Tribunal Supremo. El agente le acusó de "animar" a los manifestantes a la protesta "nada violenta" contra los funcionarios que llevaban a cabo el registro en Unipost en septiembre de 2017 para interceptar papeletas y urnas del 1-O.

Poémica sobre su Twitter

Varias personas en Twitter han denunciado que Miquel Sàmper habría cerrado su cuenta de Twitter antes de ser conseller. "Miquel Sàmper, nuevo conseller de Interior y que ha sido teniente de alcalde de alcaldía en el Ayuntamiento de Terrassa, parece que ha borrado su cuenta de Twitter. Pese a eso, si buscas su nombre aparecen algunos tuits suyos. De momento, pinta bien este hombre", ha expresado un usuario.

Algunos incluso han dado por hecho que el nuevo conseller se había creado su nueva cuenta de Twitter. Es el caso de la portavoz de JxCat en Barcelona, Elsa Artadi, que citó una supuesta cuenta que resultó ser fake. Pese a ello, desde la consellería han explicado a Economía Digital que Miquel Sàmper se había borrado la cuenta mucho antes de ser conseller, y que los perfiles en circulación son falsos y están pendientes de ser borrados. 

Decisivo para mantener al PSC en Terrassa

No fue eso lo que generó la polémica más agria. Durante el anterior mandato en Terrassa, Sàmper gobernó en coalición con el PSC hasta que los incidentes de octubre de 2017 y la aplicación del 155 en Cataluña dinamitaron el pacto. Aunque el actual conseller había convocado una asamblea del Pdecat para decidir si abandonaba el gobierno, los concejales socialistas le expularlon antes del Ejecutivo, donde ejercía una tenencia de alcaldía. 

Pese a que el Pdecat pasó a la oposición en Terrassa, no fue suficiente para empujar a la formación que presidía a apoyar una candidatura alternativa de gobierno que impulsaron Terrassa en Comú, la CUP y ERC. Desde el partido han explicado a Economía Digital que Sàmper quería entrar en el Ejecutivo, pero que los comunes habían impuesto un veto a los posconvergentes. 

La falta de acuerdo desembocó en un nuevo alcalde socialista: Alfredo Vega. El nuevo primer edil consiguió hacerse con la vara de mando tras la dimisión de Jordi Ballart, que renunció a su cargo como alcalde de Terrassa en señal de protesta por el papel del PSC –a través del PSOE– de la aplicación del 155, lo que siguió con una baja del partido. 

"Presos llamados políticos"

Eso no es todo, el actual conseller de Interior se refirió a los reos encausados por sedición como "presos llamados políticos". En un directo a través de la cuenta de Facebook del Pdecat, que se puede consultar aquí, Sàmper quiso explicar que los "condenados ya por sentencia" podían ser clasificados en tercer grado, y ha defendido que fue la intervención del poder judicial en "el poder ejecutivo catalán" lo que lo frenó.

"No había ninguna prevaricación", ha expresado Sàmper, que cargó con dureza contra la justicia española. El jurista explicó entonces que hay "más de 20 casos" donde condenados con penas de entre 8 y 12 años fueron clasificados. "No han podido pasar en casa el confinamiento y, por tanto, reducir el riesgo de contagios y los que se derivan de estar en la cárcel", defendió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad