El nuevo fracaso de Mas

stop

SIN PRESUPUESTOS

15 de marzo de 2013 (00:08 CET)

El President Artur Mas ha acabado desconvocando una cumbre social anticrisis ante la evidencia de que podría acabar en una batalla partidista, y ante la falta, también, de un paquete de medidas concretas que pudiera ofrecer al resto de fuerzas políticas.

Con el acuerdo con Esquerra Republicana, que se evidenció de nuevo este jueves en el Parlament, al rechazar CiU y ERC una moción del PSC para anular el recorte salarial de los funcionarios, Mas considera que puede seguir adelante. El problema es que ese acuerdo no le permite, todavía, presentar los presupuestos de 2013. Y sin cuentas públicas, tampoco hay partidas de carácter social que pueda negociar con la oposición.

Compromiso

Mas se comprometió a convocar ese encuentro con todos los partidos, tras la petición del primer secretario del PSC, Pere Navarro. Los socialistas, con la voluntad de marcar la agenda política, y situar el debate en el terreno social, insistieron en que el presidente de la Generalitat liderara esa cumbre. Y el grupo parlamentario del PSC ya tenía un documento con determinadas propuestas, centradas en sectores que están sufriendo con virulencia la crisis, como las familias que no han accedido a las becas comedor en las escuelas.

Pero no hay presupuesto. El portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, calificó de “decepcionante” la suspensión del encuentro y responsabilizó al Govern de Artur Mas de no poder generar un ambiente propicio para que la cita fuera un éxito. Según Lucena, el problema en la política catalana en estos momentos es “la desconfianza creciente” entre todos los partidos.

Un error

El Govern valora seriamente la prórroga de los presupuestos, lo que sería un enorme fracaso político, apenas tres meses después de las elecciones. Pero Artur Mas no quiere elaborar unas cuentas con el 0,7% de déficit, ni, lo más importante, encontraría el apoyo de ERC para ello.

Quien incidió en esa circunstancia fue el líder de Ciutadans, Albert Rivera. Para el diputado el Govern debería olvidarse ya de esa cumbre y buscar un acercamiento en el Parlament con el resto de grupos. “Ha sido un error el planteamiento de esa cumbre, porque una reunión para hablar de economía si tener a punto los presupuestos es imposible”.

Y, efectivamente, para Mas ha sido imposible convocarla.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad