Carles Puigdemont, entrando en la prisión de Neumünster (Alemania), donde hizo una donación a la biblioteca de la institución días después de ser excarcelado

El Parlamento Europeo da otro portazo a Puigdemont

stop

Europa vuelve a vetar al expresidente de la Generalitat después de que Pablo Llarena emitiese una nueva orden de captura tras la sentencia del Supremo

Economía Digital

Carles Puigdemont, entrando en la prisión de Neumünster (Alemania), donde hizo una donación a la biblioteca de la institución días después de ser excarcelado

Madrid, 15 de octubre de 2019 (15:57 CET)

El Parlamento Europeo ha activado de nuevo la prohibición total de acceso a Carles Puigdemont después de que el juez del Tribunal SupremoPablo Llarena, emitiera una nueva orden europea para detener y entregar al exvicepresidente de la Generalitat. Según han confirmado fuentes parlamentarias a la agencia Efe, la decisión forma parte de un proceso de "cooperación entre Estados miembros e instituciones europeas". 

De esta forma, Puigdemont no podrá entrar en ninguno de los edificios que albergan las instituciones europeas. Se trata de una prohibición idéntica a la tomada por el Parlamento Europeo en noviembre de 2017. Entonces, la Eurocámara tramitó la primera orden de detención contra el expresidente catalán después de que éste hubiera huido a Bélgica a finales de octubre, semanas después de la celebración del referéndum ilegal del 1-O. 

La nueva orden emitida por el magistrado Llarena reclama la detención de Puigdemont por delitos de sedición y malversación, los mismos por los que el exvicepresidente de la Generalitat y líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, tendrá que afrontar una condena de 13 años de cárcel. 

La orden de busca y captura fue una petición realizada por la Fiscalía la semana pasada, que pidió al juez Llarena la emisión inmediatamente después de que se notificara la sentencia del 'procés'. Se trata de una maniobra que tenía su último fin en impedir que Puigdemont se refugiase en otro país que no sea Bélgica, donde reside desde hace dos años, algo que fue descartado por el abogado del expresidente Paul Bekaert

No obstante, la intención de Llarena era la de respetar los tiempos y esperar a que el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronunciase sobre la inmunidad que tanto Puigdemont como Junqueras podrían ostentar por su condición de diputado europeo. Sin embargo, la resolución a esa causa aún no ha sido emitida por el TJUE por lo que la orden de detención contra el expresidente de Cataluña busca prevenir de nuevo su huida. 

En el auto, emitido en la jornada del lunes, Llarena explica que si la imputación de los condenados por el 'procés' "fue propiciatoria de la huida de algunos de los presuntos responsables", la condena para los que no se fugaron "permite constatar el riesgo de que a partir de ahora el prófugo Carles Puigdemont busque reforzar su huida refugiándose en países que no formen parte de la Unión Europea y, por tanto, que no hayan asumido el compromiso de cooperación". 

Puigdemont solo podía entrar hasta ahora como invitado

Ya en 2017, el entonces presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, vetó provisionalmente al expresidente catalán por no haber podido éste recoger su acta de eurodiputado y entregarla a la Junta Electoral Central tal y como indica el procedimiento. No fue hasta el pasado cuando Puigdemont pudo entrar en un edificio oficial europeo, pero lo hizo como invitado del eurodiputado Ramón Tremosa

Un mes más tarde, la Justicia europea falló en contra de Puigdemont rechazando de nuevo que el expresidente asumiera su escaño obtenido en las elecciones europeas del 26 de mayo, los mismos comicios en los que Junqueras también fue elegido como diputado europeo. Este es precisamente el único resquicio que le queda al exvicepresidente de la Generalitat para tramitar su salida de prisión. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad