La ya exportavoz de los comunes, Elisenda Alamany, en la cámara catalana. EFE/Quique García

El partido de Ada Colau sufre otra dimisión

stop

La portavoz parlamentaria de Catalunya en Comú, Elisenda Alamany, renuncia a su cargo tras presentar su corriente crítica

Barcelona, 29 de octubre de 2018 (11:21 CET)

Elisenda Alamany ha renunciado este lunes a su cargo de portavoz del grupo de Catalunya En Comú Podem (CECP) en el Parlament, aunque por el momento, mantendrá su escaño. La diputada es la principal impulsora, con el líder de EUiA Joan Josep Nuet, de la corriente crítica Sobiranistes, presentada la semana pasada y que acusa a la actual dirección de los comunes de haber renunciado a la defensa del derecho de autodeterminación, uno de los ejes programáticos de los comunes.

Alamany anunció su renuncia en su cuenta de Twitter y su canal de Telegram, en el que insistió en sus reproches a la cúpula de Catalunya en Comú. "No nos pusimos [en política] para replicar inercias, vicios y prácticas de la vieja política", escribió. "La discrepancia no se calla por comodidad, ni se hace cualquier cosa por mantener un cargo".

Batallas perdidas

El lunes de la semana pasada, la víspera de la presentación de la plataforma crítica, la presidenta del grupo de CECP, Jéssica Albiach, anunció el cese del coordinador parlamentario y mano derecha de Alamany, Marc Grau, con el argumento de que había perdido la confianza de la mayoría del grupo.

La portavoz trató de frenar la destitución de forma unilateral, enviando una carta a la dirección general de Relaciones Institucionales de la Generalitat y con el Parlament, que es de quien depende formalmente el contrato, en la que alegaba un defecto de forma. La maniobra propició una segunda carta al organismo del que dependen formalmente los contratos de los técnicos parlamentarios en la que se reafirmaba el cese y que iba firmada por seis de los ocho miembros del grupo, todos menos Alamany y Nuet.

No fue la única batalla perdida la semana pasada por los críticos, acusados por la dirección que encabeza Ada Colau de moverse por intereses personales. El jueves, el teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens, una de las voces que, dentro de los comunes, ha defendido más abierta e insistentemente las tesis soberanistas, también cargó contra ellos y reveló que ni siquiera se habían puesto en contacto con él para impulsar su plataforma.

Pactos con los independentistas en Barcelona

Y, por si fuera poco para negar la tesis de Alamany y Nuet de que los comunes han renunciado al soberanismo, en el pleno municipal del viernes, Colau se alineó con el independentismo en cuatro votaciones.

Una, para iniciar el proceso para rebautizar algún espacio de la ciudad en homenaje al referéndum del 1-O, y otras tres para tirar adelante sendas declaraciones institucionales: una reprobación al Rey en la que también se pedía la abolición de la monarquía, un reproche al ministro Josep Borrell por haber cesado al consul honorario de Grecia en Barcelona y una reclamación de libertad inmediata para los líderes independentistas en prisión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad