El PDECat declara la guerra municipal a Esquerra y la CUP

stop

Dos figuras del partido como son los presidentes de las diputaciones de Barcelona y Girona, Mercè Conea y Pere Vila, cierran acuerdos con el PSC

Josep Maria Casas

Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munté, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del Partit Demòcrata Català. / EFE
Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munté, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del Partit Demòcrata Català. / EFE

Barcelona, 22 de enero de 2017 (06:00 CET)

El Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECat), la nueva formación de los convergentes que preside Artur Mas, intenta hacerse fuerte en los ayuntamientos a costa de ERC, su socio de gobierno en la Generalitat, y en menor medida de la CUP, que les brinda apoyo en su hoja de ruta independentista.

El PDECat ha recuperado la sociovergencia, sus acuerdos con los socialistas, para arrinconar a los republicanos de Oriol Junqueras en significativos ayuntamientos catalanes. En dos de estas operaciones han intervenido personalmente la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, y su homólogo de Girona, Pere Vila. La primera acaba de sellar un pacto con el PSC en su ayuntamiento de Sant Cugat (Barcelona) y el segundo ha recuperado la alcaldía de Llançà (Girona) gracias a una moción de censura que ha contado con el apoyo del PSC. La víctimas políticas han sido los republicanos.

En Llançà, el pasado 10 de enero, los socialistas quitaron la vara de alcalde al republicano Guillem Cusí para devolvérsela a Pere Vila, que también es el presidente de la Diputación de Girona y del PDECat en esta demarcación. Convergentes y socialistas han pactado repartirse la alcaldía hasta el final de mandato: quince meses para cada grupo. No se trata de un simple acuerdo "a nivel local" como mantienen los miembros del nuevo equipo de gobierno municipal. Entre el público que acudió al pleno de esta moción de censura estaba Marta Pascal, diputada y coordinadora del PDECat, y Sergi Sabrià, diputado y portavoz de ERC. Este último tomó buena nota de la afrenta.

Conesa sigue sin mayoría absoluta

En Sant Cugat, la alcaldesa Mercè Conesa anunció este jueves un pacto de gobierno con el único concejal socialista de su consistorio, Pere Soler, aunque no le dará la mayoría absoluta. Para conseguirla todavía le falta otro concejal. Hasta ahora, Conesa había gobernado en minoría con el apoyo del grupo de ERC, con el que había subscrito un acuerdo de estabilidad presupuestaria, que le había permitido aprobar las cuentas tanto de 2015 como de 2016. Estas últimas en el pleno del 22 de diciembre pasado.

Mireia Ingla, portavoz de ERC en el consistorio de Sant Cugat, apunta a Economía Digital que el pacto con el PSC "no le soluciona nada" a Conesa porque tendrá que seguir gobernando en minoría. Ingla recuerda que este ayuntamiento no padece una situación de ingobernabilidad, como le ocurre a Ada Colau en Barcelona, porque Conesa ha tirado adelante los presupuestos y las principales decisiones que afectan la ciudad con el apoyo de los republicanos.

En la Diputación de Barcelona, Conesa gobierna con los independentistas de ERC (pese a su pésima relación con el consejero Toni Comín), pero en Sant Cugat, prefiere hacerlo con el constitucionalista PSC pese a que seguirá en minoría. Ingla reconoce que este último pacto pone en peligro el apoyo que han prestado a la alcaldesa hasta este momento. En su opinión, la decisión no responde a una lógica local, sino de partido.

Preparan nuevas operaciones

Convergentes y socialistas han sellado diversos acuerdos. En octubre pasado, echaron a ERC del equipo de gobierno del consejo comarcal del Maresme y, en estos momentos, negocían una moción de censura en Cerdanyola del Vallès. Si llevan a cabo esta operación, los socialistas arrebatarán la alcaldía a Compromís, una coalición de formaciones de izquierda –incluída la CUP– que gobierna con ERC.

La dirección de ERC no se ha pronunciado sobre estos movimientos del PDECat, para no tensar aún más su convivencia dentro de Junts pel Sí, pero sus concejales están a punto de explotar. Algunos opinan que Mercè Conesa, que también preside el consejo nacional del partido de Artur Mas y de Carles Puigdemont, duda de la hoja de ruta independentista y ha optado por tender puentes hacia los socialistas. No es la única.

Un partido dominado por los alcaldes

Desde el PDECat se recuerda que son la primera fuerza municipalista en Cataluña y que aspiran a gobernar el mayor número posible de consistorios. De los diez miembros que forman la dirección del partido, sin contar la presidencia –Artur Mas y Neus Munté- y los coordinadores –Marta Pascal y David Bonvehí-, siete son alcaldes. Y de estos siete, tres también son diputados en el parlamento: Montserrat Candini (Calella), Albert Batet (Valls) y Lluís Guinó (Besalú). Gobiernan la Generalitat, por el momento, pero su fortaleza está en los ayuntamientos.

Por cierto, la dirección del PDECat debe resolver en las próximas semanas la situación de estos tres alcaldes que ocupan un escaño en el parlamento catalán y una silla en la ejecutiva del partido. El régimen de incompatibilidades del PDECat impide ejercer estos tres cargos al mismo tiempo. Fuentes del partido indican que su consejo nacional, que preside Mercè Conesa, someterá a votación que se hagan "excepciones".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad