Los líderes del Pdecat: el presidente David Bonvehí y la vicepresidenta Míriam Nogueras
stop

El presidente del Pdecat, David Bonvehí, ve en el PSC a unos socios en potencia para los presupuestos de la Generalitat de 2020

Barcelona, 24 de marzo de 2019 (11:59 CET)

Aunque los socialistas de Miquel Iceta ven tan desgastado a Quim Torra que quiere que se someta a una cuestión de confianza o bien convoque elecciones anticipadas, el Pdecat quiere ver tanto en el PSC como en Catalunya en Comú aliados potenciales de Junts per Catalunya (JpC) para aprobar los presupuestos de la Generalitat de 2020. Un criterio que no encaja con el de Carles Puigdemont, partidario del choque con los socialistas.

"No se pueden descartar ninguna de las dos vías", afirmó el presidente de la formación posconvergente David Bonvehí, que aboga por que la legislatura en Cataluña llegue "hasta el final" sin necesidad de unas elecciones anticipadas, incluso si hay una eventual sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a los líderes soberanistas encausados.

"Si el PSC actúa en clave catalana, y el PSOE en España es capaz de desbloquear la situación Cataluña-España, no hay que descartar de cara al futuro a los socialistas", dijo Bonvehí en una entrevista en Europa Press. El líder del Pdecat también contempla a Catalunya en Comú pese a señalar que tienen muchas diferencias con ellos.

Pdecat: "No hay motivo para convocar elecciones"

La estrategia de Bonvehí salta directamente a los presupuestos de 2020, tras el fracaso de las cuentas de este año. Pero el PSC no olvida la "incapacidad" de Torra para someter los presupuestos de la Generalitat a debate y votación en el Parlament, y el secretario de organización del partido, Salvador Illa, ha dicho que es otra prueba de que el Govern "no hace nada".

De hecho, el PSC ya se refiere al Ejecutivo de Torra como "un gobierno en desbandada", en palabras del mismo Illa. "Hemos visto a dos conselleras que se marchan, salen, huyen de un Govern que se ha caracterizado por su inacción", dijo en alusión a la salida de las consejeras Elsa Artadi y Laura Borràs del gobierno catalán para incorporarse a las listas de JpC (municipales y generales).

Y es que Torra tiene tan poco control sobre el Parlament que no se atreve siquiera a presentar unos presupuestos. Esta nula capacidad de maniobra la prueba un dato: en los primeros nueve meses de la legislatura, el congreso catalán ha votado 321 mociones y propuestas de resolución, de las que perdió 106; es decir, un tercio.

La oposición da por un hecho que Torra tendrá que convocar elecciones a más tardar en otoño, y amén de lo que sucede en el Parlament sus múltiples espectáculos en el Palau de la Generalitat (como el de las pancartas de esta semana) también fraccionan su propio Govern. En ese sentido, Bonheví pide unidad a los consellers de Torra.

"Le pediría al Govern que siguiera hasta el final de la legislatura para gobernar. Creo que todos los consellers deben centrarse durante los próximos meses, y espero que años, en gobernar bien el país", dijo. "No veo las virtudes de una convocatoria electoral anticipada. No hay ningún motivo para que se convoquen elecciones", insistió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad