El PP se plantea ahora permitir que Mas declare la independencia antes de su investidura

stop

El desafío secesionista

Carme Forcadell y Artur Mas

en Barcelona, 29 de octubre de 2015 (13:30 CET)

Los partidos independentistas quieren someter a votación la antes posible en el pleno parlamentario su propuesta para declarar la república catalana. Quieren hacerlo antes del 9 de noviembre, fecha prevista para celebrar la primera sesión de investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Lo que desean Junts pel sí y la CUP es hacer oficial esa declaración el 6 de noviembre a más tardar.

Pero se han encontrado con un problema que da al traste con su calendario. Para celebrar un pleno se tiene que reunir antes la Junta de Portavoces. Y el PP aún no tiene portavoces, porque no se ha constituido como grupo parlamentario.

El PP tiene hasta el día 6 para crear su grupo

Por eso, la decisión sobre cuándo se celebra el pleno de independencia está en manos de los populares. Los de Xavier García Albiol tienen hasta el viernes 6 por la mañana para crear su grupo parlamentario. Si agotan ese plazo, la Junta de Portavoces se podría reunir esa misma mañana, pero tendría que dar dos días hábiles a los demás partidos para presentar alegaciones.

De ese modo, hasta el martes 10 de noviembre no se podría celebrar ese pleno, es decir después del de investidura. En el PP saben que si agotan el plazo fastidian a los independentistas, pero todavía no tienen claro qué harán.

Segundo pleno de investidura

Se da por hecho que Artur Mas no logrará ser investido presidente de la Generalitat el día 9 de noviembre, porque su formación, Junts pel sí, no tiene mayoría suficiente. Según la ley, si no se produce la investidura, debe volver a intentarse en un  plazo de 48 horas. Así que el jueves, 12 de noviembre, habrá un segundo pleno de investidura.

El pleno de declaración de independencia sí se podría celebrar los días 10 u 11, es decir, en medio de las dos sesiones de investidura. El PP ya no podría hacer nada más para dilatar el momento. Y a los populares no les acaba de interesar que la declaración de independencia quede encajonada entre las dos sesiones de investidura. Eso podría favorecer a Mas, ya que las CUP, animadas por la creación de la nueva república catalana podrían inclinarse por reelegirlo como presidente.

Recurso ante el Constitucional

Por eso, en el PP estudian no agotar el plazo para crear su grupo parlamentario y permitir a las fuerzas independentistas que se salgan con la suya y voten la famosa declaración de independencia, que supone la creación de la república catalana y la desobediencia de la legalidad española el próximo viernes, 6 de noviembre.

De lo que no cabe duda es de que, se vote cuando se vote, el Gobierno central no tardará en llevar ese texto al Tribunal Constitucional para que determine si se ajusta o no a la Constitución, al Estatuto catalán y, en general, al ordenamiento jurídico.   

 

 

 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad