El PP vasco advierte de que hay gente que votará a Podemos "sólo para joder a todos los demás"

stop

TRAS EL EUSKOBARÓMETRO

El dirigente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper

Barcelona, 28 de diciembre de 2014 (18:31 CET)

El PP del País Vasco, que dirige una generación joven, liderada por Arantza Quiroga, ha vuelto a adelantarse a la dirección nacional del PP. Conscientes de que la política española, pero también la vasca o la catalana serán sometidas a grandes cambios con la aparición de Podemos, los dirigentes del PP vasco reclaman que se tome en serio las circunstancias que han llevado a la actual situación.

El presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, un político muy bien valorado, considera que esas "circunstancias", políticas y económicas, han provocado que Podemos sea "la solución para la gente cabreada".

Sémper advierte de que "el toque de atención del voto a Podemos" no se puede considerar una "broma", porque "hay gente que se plantea votarles sin estar totalmente de acuerdo con ellos, sólo para joder a todos los demás".

La reacción tras el schok de la encuesta del Euskobarómetro


Se trata de la primera valoración sobre el fenómeno de un dirigente relevante del PP, lejos de los comentarios del nuevo portavoz parlamentario del PP en el Congreso, Rafael Hernando, en los que aseguraba que si se "rascaba" en Podemos se encontraba "caca".

Los políticos vascos, curtidos en mil batallas, y, en especial, en la lucha contra el terrorismo, principalmente los del PP y del PSOE, siguen en estado de shock después de la encuesta del Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco en la que Podemos aparece como segunda fuerza política, únicamente a un escaño del PNV.

Para Sémper eso quiere decir que "la indignación también ha llegado al País Vasco", y que "el que no lo quiera ver está ciego".

No tratar a los ciudadanos como menores de edad

Por tanto, para el dirigente del PP de Guipúzcoa, "el problema no son ellos, son las circunstancias que han hecho que crezcan y que sean la solución para la gente cabreada, una válvula de escape, están identificados con la izquierda, algo muy legítimo, y con los abstencionistas crónicos, pero hay un porcentaje muy importante de gente enfadada", ha sentenciado.

Por tanto, la solución para Sémper, en el intento de combatir electoralmente a Podemos, no puede ser la descalificación, sino "solucionar la corrupción, la falta de transparencia, o la forma de tratar a los ciudadanos como si fueran menores de edad".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad