El PP y Colau escenifican un nuevo rifirrafe por los Borbones

stop

SIMBOLOGÍA INSTITUCIONAL

Los concejales del PPC, Alberto Fernández Díaz y Ángeles Esteller, colocan una foto de Felipe VI en el salón de plenos / EFE

en Barcelona, 24 de julio de 2015 (14:58 CET)

Las escenas inéditas en el Ayuntamiento de Barcelona continúan. Tras la retirada del busto de Juan Carlos I por el nuevo gobierno municipal, este viernes el Partido Popular ha contratacado colocando un cuadro del actual rey, Felipe VI, en el mismo lugar. Pocos segundos después un empleado del consistorio se ha llevado el retrato.

El líder de los populares, Fernández Díaz, ha explicado que "hemos colocado la imagen para dar cumplimiento a la legalidad", después "del escarnio a la monarquía" de este jueves. "Colau ya no tiene la excusa de que no dispone de un retrato", ha añadido.

Críticas del Gobierno español

Ada Colau, que ha abierto un breve turno de intervenciones sobre el tema tras la escena, ha respondido que "toma nota", pero que "el retrato debería haberse colocado hace un año", en el momento de la abdicación.

La vicepresidenta del Gobierno, Sáenz de Santamaría, se ha referido a la polémica y ha manifestado que "hacer escenas genera mucho ruido pero muy poquito empleo". 

"Convicciones republicanas"

La propia Colau ha querido explicar la decisión de su equipo de retirar el busto monárquico de la Sala de Plenos del consistorio apelando a las "profundas convicciones republicanas del ayuntamiento", que "todo el mundo conoce".

Los representantes de ERC y la CUP han aplaudido la medida.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad