El Premio Cervantes corona a Eduardo Mendoza

stop

El escritor catalán, autor de novelas como 'La verdad sobre el Caso Savolta' o 'La Ciudad de los prodigios', consigue el máximo galardón literario de la lengua española

EFE

Eduardo Mendoza ofrece una rueda de prensa tras haber ganado el Premio Cervantes 2016, en el Instituto Cervantes de Londres, Reino Unido. EFE/Facundo Arrizabalaga
Eduardo Mendoza ofrece una rueda de prensa tras haber ganado el Premio Cervantes 2016, en el Instituto Cervantes de Londres, Reino Unido. EFE/Facundo Arrizabalaga

Barcelona, 30 de noviembre de 2016 (20:12 CET)

El escritor Eduardo Mendoza ha sido galardonado este miércoles con el Premio Cervantes 2016 por inaugurar en 1975 una "nueva etapa en la narrativa español" devolviendo al lector "el goce por el relato" con una lengua literaria "llena de sutilezas e ironía". Un escritor catalán, barcelonés, que ha realizado su obra en lengua castellana. Un mensaje oportuno, en un momento político crucial. El autor de La ciudad de los prodigios siempre se ha definido como un ciudadano cosmopolita, sin renunciar nunca a sus señas de identidad, marcadas por la ciudad de Barcelona, capaz de articular un personaje como Onofre Bouvila, muy catalán, muy español.

El nombre del galardonado ha sido anunciado por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en la sede de la secretaría de Estado de Cultura tras la reunión del jurado, que ha necesitado cuatro votaciones para elegir al nuevo Premio Cervantes. El premio llega en un momento singular: en pleno proceso soberanista, y con un Gobierno del PP que trata de iniciar el diálogo, pero marcando las reglas del juego, Mendoza representa la cultura catalana expresada en castellano, una literatura que ha quedado al margen durante muchos años en Cataluña, pese a sus éxitos de venta y de crítica. 

Con Mendoza, además, se cumple una "ley no escrita" que reparte alternativamente el galardón entre Latinoamérica y España, dado que en 2015 lo ganó el escritor mexicano Fernando del Paso, que formaba parte del jurado aunque no ha asistido, al igual que el premiado en 2014, Juan Goytisolo.

Nueva etapa narrativa

Según el jurado, Mendoza (Barcelona, 1943) abrió una nueva etapa narrativa con la publicación en 1975 de La verdad sobre el caso Savolta, una novela con la que devolvió también a los lectores "el interés por la historia que se cuenta", y que ha mantenido a lo largo de su carrera.

"En la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional".

Creado en 1975 por el Ministerio de Cultura, este premio está considerado el más importante de cuantos se conceden en los países de habla hispana y reconoce la trayectoria de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano.

Premios en su carrera

El flamante Premio Cervantes ha recibido numerosos galardones a lo largo de su carrera como el de la Crítica, el Premio al Mejor Libro Extranjero de Francia, el Ciudad de Barcelona, Libro del Año de los libreros de Madrid, el de Novela de la Fundación José Manuel Lara, el Terenci Moix, el Planeta de 2010 y el de la Generalitat de Cataluña de 2013, entre otros.

El presidente del jurado, Pedro Álvarez de Miranda, ha destacado al premiado como "un novelista puro", en un galardón en el que "compiten" diferentes géneros literarios

La aparición de La verdad del caso Savolta, ha recordado el presidente del jurado, fue un hito en la historia de la literatura española. El humor como ingrediente de la literatura y la atracción que ha despertado en capas muy amplias de lectores son algunas de las características que ha destacado Álvarez de Miranda, que ha considerado que Eduardo Mendoza mantiene "muy alto" el listón del Cervantes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad