El PSC consigue 10 millones más de la tasa turística para BCN pese a la oposición de ERC

stop

La propuesta de los socialistas sale adelante con los votos de Barcelona en Comú, la CUP y el PP

Imagen de archivo del hotel W Barcelona, en la capital catalana

Barcelona, 26 de febrero de 2016 (18:24 CET)

Los turistas que pasan la noche en Barcelona pagan una tasa cuya finalidad es la de paliar los estragos que causa el alud de visitantes que cada día, en invierno y en verano, inunda la ciudad.

Pero esa tasa no la ha impuesto el Ayuntamiento. Es un tributo autonómico, que ha establecido y que recauda la Generalitat. Y como el que reparte se lleva la mejor parte, el Govern sólo entrega el 48% de la recaudación a la capital catalana y se queda el 52% restante para invertirlo en otros municipios de Cataluña.

Más turismo, más gasto

La concejal del PSC en el Consistorio barcelonés Montserrat Ballarín considera que esta situación es injusta: "El turismo obliga a incrementar el gasto en seguridad, en limpieza, en inspección de establecimientos y en muchas otras cosas. Por eso, lo correcto sería que la recaudación recayese íntegramente en Barcelona", explica.

Para enmendar esta injusticia, Ballarín presentó una propuesta en el pleno municipal del viernes por la que insta a la Generalitat a entregar al Ayuntamiento de Barcelona ese 52% que ahora se queda la Administración autonómica y que se eleva a unos 10 millones de euros al año.

Oposición de los republicanos

La iniciativa de los socialistas fue aprobada con los votos a favor del grupo de Ada Colau, Barcelona en Comú; la CUP y el PP. Ciudadanos y CiU se abstuvieron y ERC votó en contra de la propuesta.

Ballarín lamenta de forma especial la oposición de los republicanos: "Cuando no estaban en el Govern, reclamaban el dinero de la tasa turística para la ciudad, pero ahora que forman parte de la Generalitat, han cambiado de opinión", razona la concejal socialista.

Visto bueno del Parlament

Pese a la aprobación de esta propuesta, esos 10 millones de euros no se ingresarán de forma automática en las arcas de la ciudad. La iniciativa será enviada ahora al Parlament, que tiene que dar el visto bueno para que este impuesto, que se genera y se recauda en Barcelona, repercuta en sus habitantes y no en los de otras poblaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad