El PSC rechaza ahora su “abstención” sobre el proceso del derecho a decidir

stop

PROCESO SOBERANISTA

El portavoz del PSC, Jaume Collboni./EFE/Alberto Estévez

07 de enero de 2013 (18:36 CET)

Marcha atrás. De hecho, se trata de una reconsideración que se produjo un minuto después de que el primer secretario del PSC, Pere Navarro, asegurara en el Parlament que los socialistas se abstendrían en las votaciones que afectasen al proceso sobre el derecho a decidir.

Se trataba de una estrategia para dejar claro que el proceso no iba con ellos, y que si fracasaba Artur Mas, junto con Oriol Junqueras, mejor no ser cómplices de un camino hacia ninguna parte. Pero los propios dirigentes del PSC no estaban seguros de la decisión tomada, y ahora creen que es mejor explicar la situación con más detalle, porque tampoco las bases y los cuadros del partido la entendieron.

Posición de salida

El portavoz del partido, Jaume Collboni, ha asegurado, tras la reunión de la ejecutiva del partido, que aquel principio planteado por Navarro se puede “reconsiderar, no es inmutable y es un planteamiento de salida”. El sentido del voto del PSC, en un proceso que contará con numerosas votaciones en el Parlament, dependerá, por tanto, de cada ocasión, de lo que coincida o no con los planteamientos del PSC.

Pero, ¿cuáles son esos planteamientos de los socialistas? No está muy claro.

Hay diputados que entienden que el PSC no puede dudar de su posición, y que el partido debería estar “a favor del derecho a decidir, sin fisuras”, y que otra cosa sería la posición del PSC en un hipotético referéndum de autodeterminación. Pero la dirección del PSC, la que lidera Pere Navarro, aunque oficialmente defendió esa posición en la votación del Parlament en septiembre, antes de las elecciones, sigue dudando de que sea la posición más idónea para los intereses del PSC.

“En planteamientos independentistas, nosotros no estaremos”, ha asegurado Collboni, advirtiendo de que el PSC no colaborará con el futuro consejo catalán de transición nacional, si se trata de un instrumento que conduzca a la independencia.

Hoja de ruta

Pero para reformular todas esas dudas, que definirán el futuro del PSC como partido, la dirección socialista ha convocado para el próximo 2 de febrero un consejo nacional extraordinario. Será el momento para aprobar la hoja de ruta del PSC, consensuada con las agrupaciones territoriales y sectoriales, y con sectores de la sociedad civil relacionados con la cultura, la educación o la economía.

Para el PSC esa reorientación es urgente, porque, además, deberá servir para situarse de nuevo en el tablero de la política catalana. De forma inmediata al PSC se le planteará un reto: si puede ser o no un socio de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Diputación de Barcelona. Los acuerdos de CiU con ERC en la Generalitat llevarán a la federación nacionalista a reformular sus acuerdos con el PP en las instituciones locales, pero CiU necesita alternativas, antes de romper sus actuales acuerdos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad