El PSC se topa con el muro del PSOE para defender su "derecho a decidir"

stop

ELECCIONES 25N

El secretario general del POSE, Alfredo Pérez Rubalcaba, al inicio de una rueda de prensa

29 de octubre de 2012 (19:01 CET)

El enfrentamiento entre algunos dirigentes del PSOE y la dirección del PSC ya es una realidad. La necesidad de los socialistas catalanes de protagonizar algún gesto que les posicione en el debate sobre la independencia, forzado por la presión de CiU, comienza a hacer estragos.

El exministro socialista, José Bono, ha defendido que debería ser expulsado del PSC todo aquel que no esté “por la unidad” de España, después de que el candidato del PSC, Pere Navarro, se haya mostrado favorable al “derecho a decidir”.

Esas declaraciones de Bono, el mismo día en el que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha tratado de contener las desavenencias con el PSC en el comité federal del PSOE, han llevado a la dirección de los socialistas catalanes a una situación muy complicada.

Un dirigente de la FAES


Tanto que ha forzado la respuesta del secretario de organización del PSC, Daniel Fernández, portavoz adjunto del grupo parlamentario del PSOE en esta legislatura –dejará el Congreso tras las elecciones catalanas después de formar parte de la lista del PSC al Parlament-- poco proclive, por tanto, a destacar las diferencias con los socialistas españoles. “Sus declaraciones y el tono son más propias de un dirigente de la FAES” -la fundación ligada al PP que impulsó José María Aznar- ha asegurado Fernández, en referencia a José Bono.

El "golpista" Artur Mas


El dirigente del PSC, visiblemente molesto, porque no es, precisamente, partidario de mostrar esas diferencias, ha añadido que en el seno del PSC no surgiría nunca una idea parecida. "Yo nunca me atrevería a pedir que se expulsara del PSOE a un dirigente que no esté de acuerdo con la separación entre Iglesia y Estado”, ha afirmado, en referencia al catolicismo confeso de Bono.

Fernández ha añadido que que las declaraciones de Bono “son desafortunadas”, y ha lamentado, además, que Bono acusara al president Artur Mas de “golpista”. Según el dirigente del PSC, “afortunadamente, lo que piensa Bono no es lo que piensa el conjunto del PSOE”.

Consulta legal


Pero el problema interno es un hecho. El PSC se muestra favorable a una consulta, siempre que sea legal, tras una negociación con el gobierno español, para que los catalanes puedan decidir qué relación quieren tener con el conjunto de España. Previamente, el PSC reclamaría una reforma de la Constitución que convierta España en un estado realmente federal.

Rubalcaba, tras el comité federal del PSOE, no ha mostrado un apoyo explícito a las tesis del PSC. Considera que Catalunya no debería tener un trato de “privilegio” en un estado federal, respondiendo, así, a la voluntad del PSC de que Catalunya tenga un reconocimiento “singular”.

Todo ello deja al PSC en una situación de extrema precariedad, a poco más de una semana del inicio de la campaña electoral. Esa difícil tercera vía entre CiU y el PP sólo la podría mantener si cuenta con el apoyo del PSOE, muy debilitado en estos momentos.

Tras el 25N la desorientación de los socialistas, españoles y catalanes, puede ser de grandes dimensiones. Aunque Artur Mas desee incorporar a socialistas en un gobierno de unidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad