El PSOE propone que haya sólo tres tipos de contratos laborales

stop

MERCADO DE TRABAJO

Pedro Sánchez en una imagen reciente en el Congreso

en Barcelona, 28 de abril de 2015 (12:58 CET)

Los socialistas se han despertado y han comenzado a desgranar algunas de sus propuestas. Uno de los objetivos de todos los partidos, principalmente de los emergentes, como Podemos o Ciudadanos, es alcanzar la media europea en distintos parámetros económicos. Se entendía que ese horizonte se había alcanzado en la última década, antes del inicio de la crisis económica, pero ha ocurrido lo contrario.

El PSOE propone reducir la tasa de temporalidad hasta la media europea en el plazo de cuatro años. Esa media se sitúa en el 14,1%, cuando en España es del 24,2%. ¿Pero cómo?

Una lucha por el centro político

Una de las batallas políticas se centra en la reforma laboral, y en la necesidad o no de flexibilizar más el mercado de trabajo. El PSOE propone reducir los contratos laborales a sólo tres, lejos, sin embargo, del contrato único que ha planteado Ciudadanos, que quiere romper la dicotomía entre contratos temporales e indefinidos.

De hecho, los socialistas quieren reflejar que las medidas progresistas no son, precisamente, las del partido de Albert Rivera, en una lucha por los electores del centro-izquierda.

El líder del PSOE quiere que se pase a tres contratos: indefinido, temporal y de relevo y formación, teniendo en cuenta las especificidades de la economía española, que depende en gran medida de sectores como el turismo. Pero la voluntad es que se utilicen, realmente, para lo que sirven y que no se caiga en un abuso, como, a juicio de los socialistas, ha ocurrido en los últimos tres años.

Recuperar el papel de los sindicatos

La propuesta pasa por una reforma del Estatuto de los Trabajadores, con una idea fundamental: que no se cubran puestos de trabajo permanentes con contratos temporales, y que éstos, cuando se utilicen, no duren más de un año, según ha explicado la responsable de Empleo socialista, Mari Luz Rodríguez.

Ahora bien, hay margen para que, a través de la negociación colectiva, se pueda reducir la duración del contrato temporal a seis meses, o ampliarse hasta los dos años. Es la negociación colectiva la que fijará la tasa de temporalidad máxima en los diferentes sectores productivos, y la que definirá los puestos que se consideran temporales.

Mejorar el salario mínimo

La voluntad del PSOE, por tanto, pasa por recuperar en la interlocución social a los sindicatos, que, tras la reforma laboral, quedaron desplazados, con el descuelgue de los convenios con las empresas. La idea es que sean las secciones sindicales con mayoría en los comités de empresa los que negocien los convenios colectivos y no los comités de empresa, como pasa ahora.

Otra de las propuestas socialistas pasa por subir el salario mínimo interprofesional (SMI), para que represente el 60% del salario medio neto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad