El PSOE se agarra a la reforma de la Constitución para convencer a los indecisos

stop

El partido difunde un manifiesto en que pide reformar la Carta Magna "sin miedo, con ilusión y con acuerdo"

Felipe González y Pedro Sánchez en un mitin socialista / EFE

en Barcelona, 06 de diciembre de 2015 (11:39 CET)

A dos semanas de las elecciones del 20D, una de las más abiertas de la historia de España, el PSOE busca a la desesperada la manera de convencer a los indecisos. Y en el aniversario de la Constitución del 78, el partido de Pedro Sánchez se ha agarrado a la reforma de la Carta Magna como gran baza para conseguir destronar a Mariano Rajoy.

El PSOE cree que ha llegado el momento de poner al día la Constitución de 1978 "sin miedo, con ilusión, con esperanza y, sobre todo, con voluntad de diálogo y acuerdo" para que cuente con el apoyo de la gran mayoría de los partidos y de los ciudadanos.

Fruto de un gran pacto

Así lo ha expresado el partido en un manifiesto divulgado con motivo del Día de la Constitución en el que subraya que su reforma "sólo tendrá sentido y solo podrá salir adelante si es fruto del pacto" y de un debate en el que participen "todas las opciones políticas democráticas".

"No pretendemos imponer nuestras posiciones a nadie", aseguran los socialistas, quien también precisan que no es su voluntad "abrir un proceso constituyente, sino mantener los principios e instituciones esenciales" recogidos en la Carta Magna y fortalecer los derechos reconocidos a los ciudadanos.

"Orgulloso" del texto de 1978

El PSOE se muestra "orgulloso" del texto que se aprobó en 1978, porque "ha proporcionado los mejores años" de la historia de España, pero estima que "el tiempo para su reforma ha llegado" y que este convencimiento es "crecientemente compartido" la ciudadanía.

"Debemos afrontar la reforma constitucional sin miedo, con ilusión y con esperanza. Y también, y sobre todo, con voluntad de diálogo y acuerdo", señala el manifiesto.

Los socialistas reconocen que la Constitución "no resuelve por sí sola todos los problemas de convivencia, ni hay que recoger en ella todas las repuestas que los nuevos tiempos exigen", pero estiman necesaria su puesta al día para adaptarla a la realidad presente y "rehacer" los consensos políticos que caracterizaron su aprobación hace 37 años.

España ha cambiado

Para el PSOE, "la España de 2015 no es ya la de 1978", y sus ciudadanos, la mitad de los cuales no participó en la aprobación de la Carta Magna, son "más plurales, más heterogéneos, más formados, más participativos y más exigentes a la hora de reclamar el funcionamiento eficaz de sus instituciones y el respeto a sus derechos y libertades".

"Esta nueva realidad no ha tenido reflejo, hasta ahora, en reformas parciales de la Constitución para irla adecuando a las necesidades y requerimientos de los nuevos tiempos", recuerdan los socialistas.

El PSOE cree que hay cuatro razones básicas para abordar la reforma constitucional: garantizar los derechos fundamentales, mejorar la calidad democrática de las instituciones, concretar el modelo territorial y reforzar el compromiso de España con la UE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad