El PSOE utilizará las primarias para desnudar al PSC

stop

El PSOE reclama al PSC que registre en un censo específico los militantes que quieran participar en las primarias. Su número real quedará en evidencia

Susana Díaz, durante un reciente acto de la federación andaluza del PSOE. / EFE

Barcelona, 26 de enero de 2017 (21:00 CET)

Los militantes del PSC decidirán si quieren a Susana Díaz al frente del PSOE o sí la vetan en beneficio de otro candidato. La gestora del PSOE ya tiene una propuesta sobre la mesa para rehacer el protocolo de relación con el PSC. La expondrá este viernes en la tercera reunión que mantendrán los representantes de los dos partidos. La idea es que los militantes del PSC se deberán registrar en un censo específico para poder participar en las primarias a la secretaria general.

Es una medida que persigue la mayor fiscalización del PSC, que asegura tener unos 17.000 militantes. Sin embargo, ese número, a partir del cual se seleccionan delegados de cara a los congresos, no participa en su totalidad en la vida del partido, como ocurre en todos, por otra parte.  En las primarias en el PSC entre Miquel Iceta y Núria Parlón votaron sólo unos 9.000. En cualquier caso, el PSC, a falta de las concreciones de esa propuesta, ha conseguido mantener su derecho a voto en la elección del próximo secretario general del PSOE.

Solucionar el problema catalán

Los negociadores quieren ya decidir la letra pequeña de un nuevo acuerdo. La razón es que todo depende de ese primer paso. Susana Díaz todavía no ha lanzado su candidatura, aunque ningún dirigente territorial del PSOE duda de ella, y la presidenta andaluza sólo espera el mejor momento. Y antes de hacerlo, necesita solucionar el problema orgánico con el PSC. Consciente de que su elección como secretaria general del PSOE, sin el concurso de los militantes del socialismo catalán conllevaría una sombra de legitimidad, empuja para conseguir un acuerdo.

"Se debe conseguir, cueste lo que cueste, aunque, en paralelo, se debe pensar en un proyecto político para toda España que pueda lograr el concurso del PSC y que pasa por una solución para el problema catalán", afirma un veterano dirigente del PSOE, vinculado ahora a la gestora que preside Javier Fernández. Un primer paso, positivo para el PSC, es que ya se ha incorporado un representante del partido en la gestora del PSOE, que será Teresa Cunillera.

Los representantes de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, Elena Valenciano y Francisco Fuentes, se verán las caras este viernes con los dirigentes del PSC, Salvador Illa, Meritxell Batet y Antonio Balmón. Fuentes del PSC admiten que "si esa idea se mantiene y se acaba de detallar, el PSC la vería posible". Es decir, no se trata tanto de cómo pueda votar el PSC, como de la misma idea de votar.

Y los socialistas catalanes creen que, efectivamente, decidirán sobre el próximo secretario o secretaria general del PSOE en las elecciones primarias que se celebrarán en mayo, aunque todavía no se han fijado las fechas concretas.

Sánchez espera

Quien está muy pendiente de ese acuerdo es Pedro Sánchez, que presentará su candidatura cuando compruebe que el PSC no quedará descolgado de las primarias. Fuentes socialistas insisten en una cuestión, y es que los dirigentes territoriales, pese a contar con mucho peso, "ya no tienen la última palabra". Es decir, ni Susana Díaz tiene el control de Andalucía, ni Pedro Sánchez, si se presenta, tendría la garantía de recibir la mayoría de los votos de Cataluña.

Ni Patxi López, que sí ha lanzado su propuesta para ser secretario general, los votos del País Vasco, pese a contar con el apoyo de Idoia Mendia. Quien votará será la militancia, directamente, si no cambian las condiciones respecto a las anteriores primarias.

Quedan, en la relación entre el PSOE y el PSC, muchos otros flecos. Uno de ellos, y no menor, es la capacidad del PSOE para intervenir en los pactos postelectorales que puedan alcanzar el PSC. Al afectar al conjunto del socialismo español, el PSOE quiere tener opinión sobre lo que haga el PSC y si apoya o no a Els Comuns, de Ada Colau, la referencia de Podemos en Cataluña, cuando se celebren elecciones en Cataluña.

De todo ello, los dirigentes del PSC insisten en que no han recibido un documento con todas las propuestas, y que todo obedece, hasta ahora, a diferentes conversaciones y a ideas que han ido surgiendo. En cualquier caso, el socialismo catalán considera que, aunque todos han cometido errores, se vendió la idea de que se cambiaría de arriba a abajo el protocolo firmado en 1978, y que, luego, se ha ido imponiendo la realidad, y el pragmatismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad