Diputados independentistas celebran la aprobación de la ley del referéndum, en el pleno del 6-S, cuya cobertura por parte de TV3 el CAC no quiere fiscalizar. EFE/Toni Albir

El regulador de TV3 bloquea un informe sobre la cobertura del 6-S

stop

Tres consejeros del CAC pidieron hace un año fiscalizar la cobertura de la CCMA del pleno de ruptura, pero el presidente, Roger Loppacher, lo ha impedido

Iván Vila

Economía Digital

Diputados independentistas celebran la aprobación de la ley del referéndum, en el pleno del 6-S, cuya cobertura por parte de TV3 el CAC no quiere fiscalizar. EFE/Toni Albir

Barcelona, 23 de septiembre de 2018 (20:55 CET)

El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) lleva más de un año bloqueando un informe sobre la cobertura que TV3 y Catalunya Ràdio dedicaron al pleno de ruptura del 6 y el 7 de septiembre de 2017 y a la Diada de aquel mismo año. El informe fue solicitado por escrito por tres de los seis consejeros que integran el ente regulador, pero el presidente, Roger Loppacher, que tiene voto de calidad, ha bloqueado desde entonces su elaboración.

La solicitud fue registrada el 13 de septiembre, apenas seis días después del pleno en el que se aprobaron la ley del referéndum y la de transición nacional, después anuladas por el Tribunal Constitucional.

La carga de trabajo como argumento

En el documento, los consejeros Carme Figueras, Eva Parera y Daniel Sirera reclamaban analizar si “las informaciones, los comentarios, las valoraciones y las opiniones” expresadas por los periodistas de los programas informativos de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) emitidos durante los dos días que  duró el pleno de desconexión cumplían con el deber de “neutralidad, veracidad y rigor”.

Antes, aquel mismo 6 de septiembre en que el Parlament aprobaba la ley del referéndum, el pleno del CAC se había reunido y había acordado analizar la cobertura que los medios públicos catalanes y también varios de ámbito nacional, públicos y privados, dedicarían al período delimitado entre el 11 de septiembre y el 3 de octubre.

Figueras y Parera pidieron que el análisis empezara ese mismo día 6, y no el 11, por tratarse de la jornada en la que el Parlament daba cobertura a la consulta del 1-O, y Sirera, que empezara el día 1, pero fue en vano: ambas peticiones fueron rechazadas alegando problemas de exceso de carga de trabajo. De ahí la solicitud posterior de los tres de que se hiciera un análisis ad hoc de esa jornada.

El CAC ha emitido 80 resoluciones el último año

Más de un año después, el CAC sigue sin abordar el asunto, pese a que desde esa fecha, ha emitido 80 resoluciones, entre las cuales, numerosos informes sobre la cobertura de episodios posteriores.

De hecho, ese mismo mes de septiembre de hace un año, el consejo ya acordó no tomar ninguna medida contra TV3 y Catalunyà Ràdio por la emisión –posterior al pleno del 6-S- de propaganda del 1-O prohibida por el Tribunal Constitucional.

Desde entonces, el ente regulador ha elaborado informes sobre el trato que el informativo infantil Info-K dio a la jornada del 1-O; sobre del discurso de fin de año de Carles Puigdemont que el 3/24 emitió pese a que el expresident ya había sido cesado; sobre la emisión en TV3, en enero, del documental 1-O; sobre la emisión, el 6 de febrero en el canal 24H de RTVE, de una rueda de prensa de Albert Boadella en la que el cómico y dramaturgo se identificaba como presidente de Tabarnia; sobre la difusión, el 27 de marzo, de datos personales del juez Pablo Llarena en el programa Tot es mou, o sobre el uso del término “exilio” en varios programas de TV3, también en marzo pasado.

 En el último año el CAC también ha emitido informes sobre coberturas más amplias

Se podría alegar que el objeto de estudio del informe sobre la cobertura del pleno de ruptura es mucho más vasto que el de esos trabajos, pero en el último año el CAC también ha emitido informes sobre coberturas más amplias. Como el del pluralismo en la de la campaña de las elecciones catalanas del 21-D o, sin ir más lejos, aquel análisis pactado el 6 de septiembre sobre la el seguimiento que las televisiones de ámbito catalán y también español, públicas y privadas, hicieron del periodo delimitado entre el 11 y el 3 de octubre, y que finalmente fue dividido en dos informes: uno que abarcaba del 11 al 30 septiembre y otro específico sobre la jornada del 1-O.

Consultado por Economía Digital, el ente fiscalizador justifica no haber elaborado el informe sobre el 6-S con el argumento de que ya se hizo el que abarcaba rese mismo mes de septiembre, cuyo período de estudio, como ya se ha dicho, empezaba el 11, cinco días más tarde, y de que está ultimando otro informe “sobre el cumplimiento de las misiones de servicio público de los medios de la CCMA” correspondiente a todo el año 2017.

El rodillo de Loppacher

El CAC está integrado por seis miembros. El presidente fue designado en 2012 por CiU mediante un acuerdo con el PP previo a la ruptura entre ambas formaciones y por el que también entró Sirera, que había sido presidente de los populares en Catalunya. De los otros cuatro consejeros, Figueras fue impulsada por el PSC; Parera, por Unió Democràtica de Catalunya, y Salvador Alsius e Yvonne Griley entraron con el apoyo conjunto de CiU y ERC.

Con esos equilibrios, las votaciones, sobretodo en asuntos relacionados con la cobertura del procés, se saldan con empates que Loppacher decanta de forma sistemática gracias al voto de calidad con el que cuenta como presidente. Desde su nombramiento, y tal y como informó Economía Digital, ese rodillo se ha utilizado en 28 ocasiones, muchas de ellas, para certificar avales a la forma de hacer de los medios públicos catalanes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad