El 'super recorte' social de la RMI

stop

NUEVO DECRETO

El conseller de Empresa i Ocupació, Xavier Mena

02 de septiembre de 2011 (12:08 CET)

Los consellers de Empresa i Ocupació, Xavier Mena y el de Benestar y Família, Josep Lluís Cleries, se han salido con la suya. El Govern de Catalunya ha aceptado un nuevo decreto-ley que endurece las condiciones para poder solicitar y conseguir la Renta Mínima de Inserción (RMI), conocida popularmente como pirmi.

Tras la polémica creada el pasado agosto en torno al pago de la prestación, cuando la Generalitat modificó la forma de cobro por cheque nominativo en lugar de la habitual transferencia bancaria, el debate sobre la RMI no ha cesado. Tanto es así, que el pasado viernes ambos consellers, Mena y Cleries, tuvieron que dar explicaciones ante el resto de partidos de la oposición sobre los recientes cambios, llenos de contradicciones y rectificaciones, que pretendían llevar a cabo para dificultar el acceso a esta ayuda económica.

El principal motivo, que al parece ha sido suficiente, por el que la Generalitat quería actualizar la ley de la RMI es “evitar el fraude y las irregularidades”, según señalaron reiteradamente los consellers en sus respectivos discursos, aunque sin señalar una cifra exacta de casos en los que sucede esta situación.

Así, a partir de ahora los requisitos conducirán a una mayor acotación que alejará de esta prestación a uno de los sectores más débiles y precarios de la sociedad. Entre las nuevas condiciones se encuentran: acreditar dos años de residencia continuada, que estén pagando una vivienda propia como mínimo un año antes de la solicitud, no recibir ingresos superiores a la cantidad de la RMI, se reduce a una prestación por familia y, en general, todos los parados que no acrediten una dificultad social o de inserción laboral añadida a la problemática actual de encontrar trabajo.

Los sindicatos y colectivos sociales en contra

Ante la nueva decisión del Govern, sindicatos, patronales y organizaciones sociales se han puesto de acuerdo para manifestar su oposición frente a las nuevas medidas que encrudecen las posibilidades de acceso.

Por su parte, el sindicato CCOO de Catalunya ha subrayado la “poca sensibilidad” de la Generalitat con las personas más débiles y vulnerables. Además, se opone a la reducción de los complementos por hijo con discapacidad que hasta ahora sí contemplaba la ley. Lamenta que “no se ofrezca ninguna alternativa para todas las personas que se queden fuera de la prestación sin ningún ingreso ”. Por ello, señala que las nuevas medidas conducirán a “una situación de pobreza severa”.

UGT de Catalunya insiste en que este nuevo decreto “no está orientado a una mejora sino a un recorte de recursos bajo la excusa de un presunto fraude” y que es “una trampa” que terminará en “exclusión social”.

Movilizaciones a la vista aunque sin fecha

Las agrupaciones y otras entidades sociales siguen en contacto tras las manifestaciones de agosto en contra de las nuevas medidas de la RMI. Tanto es así, que desde CCOO Catalunya aseguran que “aunque no haya nada programado, no se desestima la idea de convocar otra movilización conjunta con el resto de asociaciones”.

Además, UGT de Catalunya señala que “la batalla es larga y que no acabará en dos días porque todavía existen muchos frentes en los que luchar”, en referencia a otros ámbitos que también sufren recortes como el sanitario o el educativo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad