El Supremo da vía libre al juicio contra Carlos Fabra

stop

TRIBUNALES

07 de febrero de 2013 (17:07 CET)

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) ha acordado remitir las actuaciones del caso Naranjax que afecta al ex presidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra al juez de Instrucción de Nules, Jacobo Pin. El alto tribunal explica que es para que, “con absoluta libertad de criterio”, Pin dicte un nuevo auto de apertura de juicio oral. En él deberá concretar las personas contra las que se abre la causa, los delitos que se le imputan y el tipo de procedimiento, “teniendo en cuenta las reglas de conexión delictiva”.

El alto tribunal adoptó la decisión por unanimidad y está relacionada con los tres recursos de casación planteados por la Abogacía del Estado, Ministerio Fiscal y Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana. La decisión es contraria al auto de la sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón que, en mayo de 2012, declaró la nulidad parcial del auto de apertura de juicio oral.

Origen del ‘embrollo’

Todo este embrollo procesal tiene su origen en el recurso que la defensa de Carlos Fabra presentó contra un auto en el que se basó el juzgado de Nules para determinar la apertura de juicio contra su patrocinado, su exmujer y otros dos acusados, con la descripción de hechos. Las acusaciones calificaron con posterioridad estas actuaciones como cohecho, tráfico de influencias y contra la hacienda pública.

El portavoz de Iniciativa (formación integrada en Compromís) en Castellón, Carles Mulet, aseguró que el auto vuelve a “dejar en el evidencia” a Carlos Domínguez, presidente de la Audiencia Provincial de Castellón. Según Mulet, el juez es el principal apoyo que tiene Fabra dentro de la Justicia para evitar que se le juzgue por todos los presuntos delitos de los cuales está acusado.

Tomar medidas

El portavoz de Iniciativa recordó que el propio juez Jacobo Pin pidió el auxilio al CGPJ por las injerencias del "amigo" de Fabra. Ahora, añadió, cuando el TS dice que Pin puede juzgar a Carlos Fabra también por cohecho, “demuestra cuántarazón tenía el juez al denunciar las injerencias de Domínguez”. Además, señaló que los presuntos “favores” de Domínguez a Fabra han sido constantes y muy cuestionados.

Mulet ha recordado la “por todos conocida estrecha relación de Fabra y Domínguez”. Para él, tras la decisión del Tribunal Supremo, algún estamento se tendría que plantear las actuaciones de Domínguez y tomar medidas. Según él “actuaciones reiteradas como estas erosionan cada vez más la imagen de los estamentos judiciales”.
 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad