Oriol Junqueras, durante su declaración  en el juicio del 'procés', el pasado 14 de febrero. Foto: Tribunal Supremo

El Supremo delega la suspensión de Junqueras a la Mesa del Congreso

stop

La Mesa del Congreso, con mayoría del PSOE y Podemos, tiene ya su primera gran decisión: ¿qué hacer con los presos catalanes electos?

Economía Digital

Oriol Junqueras, durante su declaración en el juicio del 'procés', el pasado 14 de febrero. Foto: Tribunal Supremo

Barcelona, 19 de mayo de 2019 (10:34 CET)

El Tribunal Supremo no suspenderá a Oriol Junqueras y a los demás presos catalanes electos como diputados o senadores y, en cambio, remitirá el asunto a las mesas de las cámaras. En la Mesa habrá tres miembros del PSOE, dos de Podemos, dos del PP, dos de Ciudadanos, y ninguno de Vox o ERC, según se acordó esta semana.

Junqueras, los ex consejeros Jordi Turull y Josep Rull, y el ex presidente de la ANC, Jordi Sànchez, acudirán el lunes al Congreso para acreditarse y participarán en la sesión constitutiva de las Cortes el martes. El senador electo de ERC, Raül Romeva, será acompañado al Senado por la Policía Nacional, para los mismos efectos.

Pero esta vez, a diferencia de la constitución del Parlament de Cataluña tras las elecciones del 21-D, el Supremo dejará en manos de la Mesa la decisión de si aplicar o no el artículo 384 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal, en virtud del cual se suspendió de sus funciones a los parlamentarios autonómicos encarcelados por el 1-O.

El alto tribunal estima que los presos catalanes electos pueden, y deben, ser suspendidos, pero no lo pondrá por escrito porque no quiere condicionar a la Mesa del Congreso, que ya tiene una primera gran decisión difícil que tomar nada más llegar a las Cortes, informó La Vanguardia, que tuvo acceso a documentación reciente del Supremo.

¿Cuál será el futuro de Junqueras y los otros presos en el Congreso?

La decisión es relevante por muchos motivos, el más inmediato siendo la incógnita que genera el debate de investidura, dado que si los cuatro diputados citados se ausentan de la votación la mayoría absoluta bajaría de 176 a 174 votos.

Además del referido artículo 384 bis, pesa sobre la decisión el artículo 21.2 de reglamento de la Cámara, que establece que la suspensión de un diputado será efectiva "cuando, concedida por la Cámara la autorización objeto de un suplicatorio y firme el auto de procesamiento, se hallare en situación de prisión preventiva y mientras dure ésta".

Dos de las tres premisas se cumplen en el caso de los presos catalanes, pero no la primera (el suplicatorio), y esta es la razón por la que el Supremo ha preferido delegar el asunto a la Mesa del Congreso, para que decida si el reglamento es aplicable y en qué términos.

La Sala Penal no ha pedido el suplicatorio por considerarle improdecente al hallarse avanzado el juicio oral del procés. Así las cosas, el Supremo espera que la Mesa pida con carácter de urgencia un dictamen a sus servicios jurídicos con el fin de tomar una primera decisión, que no será la única.

Después vendrá la maraña política y legal porque en el Congreso no existen las mismas posibilidades que en el Parlament, por lo que no se puede determinar si será posible que los partidos sustituyan a los diputados suspendidos (si lo fueren) o que puedan delegar su voto en otros de su misma formación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad