Oriol Junqueras, líder de ERC, en una imagen de archivo.

ERC comienza a medir a Sánchez con el acercamiento de presos

stop

Esquerra reclama que las conversaciones entre Torra y Sánchez se den sin "renuncias ni condiciones" y rechaza la reforma constitucional planteada por Batet

Barcelona, 11 de junio de 2018 (18:43 CET)

"Respeto. El de aquel que te considera y te trata como un igual". Eso es lo que le pide el presidente de ERC, Oriol Junqueras, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de cara a las conversaciones que se supone tienen que iniciar en breve Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Pero, ¿en qué se tiene que traducir ese respeto que Junqueras ha reclamado en una entrevista en Catalunya Ràdio? Esquerra insiste en que cualquier diálogo y cualquier negociación -como ya hizo el líder del PSC el viernes, ERC asume esa diferencia- se tienen que producir "sin renuncias ni condiciones". Pero de momento, solo desliza una primera exigencia concreta: la del traslado a prisiones catalanas de los líderes independentistas encarcelados.

Reproches a Borrell

A la portavoz del partido, Marta Vilalta, le ha tocado insistir este lunes en que algunos de los primeros gestos del gobierno Sánchez transmiten "sensaciones muy negativas" y replicar al ministro de Exteriores, Josep Borrell, que dijo que Cataluña estaba al borde de un enfrentamiento civil. "Además de ser mentira son unas declaraciones muy irresponsables", ha dicho. 

Pero a ERC esas declaraciones les preocupan relativamente poco. Los republicanos, admiten fuentes del partido, entienden que el rol de Borrell es el de poli malo, pero saben que no será él quien marque la pauta de las conversaciones, en las que quien sí tendrá mucho peso es la ministra de Función Pública, Meritxell Batet.

"Un paso inmediato" con los presos

Esquerra no compra de entrada la propuesta de Batet de impulsar una reforma constitucional. "No hicimos el 1-O para reformar España, sino para construir la república catalana", ha dicho Vilalta, a pesar de que ha insistido en que las "premisas básicas" de las conversaciones se limitan a "poder hablar de todo". Lo que supone, claro está, no renunciar de entrada a la autodeterminación. 

ERC insiste en que el acercamiento de los encarcelados es "el cumplimiento de un derecho", y que podría ser "un paso inmediato"

Pero eso no se traduce por el momento en ninguna exigencia explícita. La única es la de los presos. Vilalta, siguiendo el guión soberanista, insiste en que no se trata de acercarlos, sino de que deberían estar en casa. Pero solo para, a continuación, insistir en que el acercamiento de los encarcelados es "un acto de un derecho", y que podría ser "un paso inmediato". "No es cierto que el gobierno no pueda hacer nada, si quisiera, podría hacerlo de manera inmediata", ha zanjado.

La portavoz republicana ha valorado como un gesto positivo el ofrecimiento del líder de Catalunya En Comú Podem, Xavier Domènech, que en la reunión mantenida este mismo lunes con Torra ha propuesto crear una "mesa para el diálogo" entre los partidos catalanes. "De entrada la música es positiva", ha dicho la portavoz, pese a mostrarse cautelosa.

Replanteamiento estratégico

La cautela es, de hecho, lo que define cada gesto de ERC, que afronta el cambio en La Moncloa y los preliminares de la primera reunión Sánchez-Torra en pleno proceso de replanteamiento estratégico. La dirección del partido planteó una ponencia política en la que renunciaba a la vía unilateral al menos a corto plazo, y que hay que votar en la conferencia nacional prevista los días 30 de junio y 1 de julio en La Farga de l'Hospitalet. 

La ponencia ya ha recibido 1.421 enmiendas, el triple que en la conferencia nacional de 2013, y 1.120 han sido estimadas, según ha explicado Vilalta, que ha quitado hierro a la circunstancia, celebrándola como una muestra de la "buena salud de la organización" y de la alta implicación de su militancia.

Muchas de las enmiendas van en la linea de forzar que la apuesta por la unilateralidad vuelva a ser explícita

Pero, según avanzó el diario Ara, muchas de las enmiendas van en la linea de forzar que la apuesta por la unilateralidad vuelva a ser explícita. "Hay enmiendas sobre la unileralidad, la bilateralidad y la multilateralidad, que se están trabajando. En ningún caso suponen enfrentamientos o una oposición interna", ha dicho la portavoz.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad