ERC frena a David Madí

stop

CONTRATOS POLÉMICOS

David Madí y Artur Mas en una imagen de archivo.

02 de noviembre de 2015 (12:37 CET)

Arrecia la tensión entre CDC y ERC por cuenta de la corrupción. Los republicanos están preocupados por las sombras que planean sobre el partido de Artur Mas. La semana pasada exigieron el cese de la comisionada por la transparencia, Núria Bassols, cuyo esposo, Josep Manel Bassols, fue detenido en el marco de la operación del 3%.

Ahora, el partido de Oriol Junqueras trata de paralizar una adjudicación licitada por el Govern el pasado 5 de agosto a través de un procedimiento negociado sin publicidad para adjudicar un contrato de consultoría para el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat.

Esquerra quiere poner las cosas claras, y el contador a cero, si se integra en un gobierno conjunto con CDC, siempre que Mas logre la investidura con el apoyo de la CUP.

Contrato de 80 millones

El contrato que pretende parar, que asciende a 80 millones de euros, podría recaer en las consultoras Deloitte y Capgemini. Se da la circunstancia de que en Deloitte se incorporó David Madí a mediados de 2011 tras dejar la política.

Madí era el hombre de máxima confianza de Mas y quien diseñaba la estrategia política de CDC.

En los últimos meses ha recuperado una posición de privilegio al lado de Mas, ayudando en la estrategia para que Convergència lograra una lista conjunta con Esquerra y diferentes independientes, que se concretó en la candidatura Junts pel sí.

Iniciar una etapa de máxima transparencia

ERC peleará para frenar este concurso, porque entiende que no se respetaron las reglas de concurrencia, al realizarse a través de un procedimiento negociado sin publicidad. También tiene en cuenta que en Deloitte colabora Madí, en un momento en el que se desea iniciar una etapa política marcada por la máxima transparencia.

Los republicanos consideran que esas tareas de consultoría pueden realizarlas los funcionarios de la Generalitat sin necesidad de gastar la friolera de 80 millones de euros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad