Esquerra ofrecerá a Mas un margen para negociar los presupuestos

stop

FINANZAS PÚBLICAS

Título de la imagen

Barcelona, 11 de diciembre de 2014 (13:14 CET)

Esquerra Republicana desea evitar la que sería la humillación más grande al Govern de Artur Mas: la retirada de los presupuestos de 2015, algo que no ha ocurrido nunca en la política catalana.

En el pleno de la próxima semana, el Parlament votará las enmiendas a la totalidad de los diferentes grupos, y los republicanos presentarán una enmienda propia, que pide una prórroga de las cuentas, con una ampliación de crédito que permita la paga extra de los funcionarios y de los interinos, como se ha comprometido el Ejecutivo de CiU.

La traducción práctica de esa posición es que "por una cuestión de responsabilidad y para garantizar la recuperación de la paga extra", como señala un dirigente de ERC, los republicanos no se sumaran a la oposición con una enmienda a la totalidad, o votando las enmiendas del resto de grupos.

Trámite parlamentario hasta febrero


Por tanto, el Govern podría seguir el trámite parlamentario para sacar adelante los presupuestos de 2015, aunque sin ninguna garantía, todavía, de que se aprueben.

Esa actitud forma parte de la negociación que Oriol Junqueras mantiene con Artur Mas para convocar elecciones anticipadas con carácter plebicistario. El President se reunió con Junqueras este miércoles, conjurándose en lograr un acuerdo, pese a las grandes distancias que les separan.

Los republicanos no desean concurrir a las elecciones con una lista conjunta, y Mas no quiere convocar elecciones si no tiene configurada una lista unitaria.

Prórroga de los presupuestos en el último minuto


Pero el gesto de los presupuestos puede ser un primer paso. Si las cuentas no quedan anuladas en el próximo pleno, el trámite seguirá adelante, con la votación final en el pleno del Parlament en febrero. En ese momento, si existe un acuerdo, Mas ya habría convocado elecciones.

El Govern siempre puede prorrogar las cuentas en el último minuto. En todo caso, Mas habría evitado la humillación de que todos los grupos el Parlament le retiraran los presupuestos. Sería una derrota enorme antes de comenzar la campaña electoral.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad