Evo Morales toma el control del mercado eléctrico en Bolivia

stop

EXPROPIACIÓN

Autoridades bolivianas custodian una de las principales oficinas de la distribuidora Electropaz - EFE/ Martin Alipaz

29 de diciembre de 2012 (21:41 CET)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha dado otro paso para tomar el control total del mercado eléctrico en Bolívia. Este sábado ha promulgado un decreto supremo por el que nacionaliza las empresas encargadas del suministro eléctrico en los departamentos de La Paz y Oruro. La expropiación ha afectado a Iberdrola, la compañía española participaba en cuatro filales que ya están vigiladas por militares y policías bolivianos.

En concreto, se trata de las distribuidoras de electricidad Electropaz de la Paz y Elfeo de Oruro, la Compañía Administradora de Empresas Boliviana y la Empresa de Servicios Edeser, todas ellas dependientes de la multinacional energética presidida por José Ignacio González Galán.

Unificar tarifas

A través de la sociedad Iberbolivia, Iberdrola posee el 89,5% de las acciones de Electropaz y el 92,8% de Elfeo. La primera da servicio a más de 470.000 clientes, de los cuales aproximadamente el 89% del total son particulares, mientras que la segunda que cuenta con más de 80.000 clientes.

En un acto celebrado en el Palacio Quemado de La Paz, Morales ha explicado que toma la medida para que las tarifas de servicio eléctrico “sean equitativas en los departamentos de La Paz y Oruro y la calidad de servicio eléctrico sea uniforme en el área rural y en el área urbana". El mandatario estaba acompañado por el vicepresidente Álvaro García Linera y el ministro de Hidrocarburos y Energía, Juan José Sosa. También ha alegado que la medida "garantizará el derecho humanitario (a la electricidad) de los ciudadanos del área rural, precautelando su economía".

Marco legal

Morales ha criticado el "deficiente y desigual" cobro de las tarifas en La Paz y Oruro y citó que en el área urbana de La Paz un usuario paga 0,63 bolivianos por kilowatio/hora (casi siete céntimos de euro) mientras que en el área rural se paga 1,59 bolivianos por kilowatio/hora (más de 17 céntimos). "Es más del doble", ha recalcado.

Asegura que está amparado por los artículos 20 y 378 de la Constitución del país, que establecen que el facultad privativa del Estado el desarrollo de la cadena productiva energética en las etapas de generación, transporte y distribución, a través de empresas públicas, mixtas, instituciones sin fines de lucro y que la cadena productiva no podrá estar sujeta exclusivamente a interés privados.

Tasación en 180 días

Electropaz y Elfeo pasarán a estar bajo control de la Empresa Nacional de Electricidad boliviana (ENDE), con lo que se pone fin a la presencia de Iberdrola en Bolivia. La propia ENDE abonará el precio de las acciones después de que una empresa independiente realice una tasación, para lo cual dispondrá de un plazo de 180 días.

El decreto asegura la continuidad laboral de los trabajadores de base de las empresas eléctricas, aunque no la de los directivos y personal de confianza, ha explicado Morales. Además, ENDE podrá utilizar a la fuerza pública para garantizar la distribución de energía en La Paz y Oruro.

Precio justo

Iberdrola espera obtener "el valor real" de sus filiales en Bolivia, según informaron a Europa Press fuentes de la compañía.

La eléctrica española ha asegurado que todavía no conoce el decreto de nacionalización anunciado por Morales y esperará a tenerlo para estudiarlo en profundidad y ver la situación en la que quedan sus filiales en el país.

EXPROPIACIÓN A REE


El presidente de Bolivia ya nacionalizó el pasado 1 de mayo las acciones que Red Eléctrica Internacional, filial de Red Eléctrica Española, poseía en la empresa Transportadora de Electricidad (TDE) y ordenó al Ejército que custiodara las instalaciones.

La expropiación se ejecutó el 1 de mayo sin que hasta el momento se haya llegado a un acuerdo de compensación económica entre el Gobierno boliviano y la empresa española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad