Forn: Barcelona “seguirá reclamando” los 240 millones que le debe la Generalitat

stop

DEBATE MUNICIPAL

Joaquim Forn, durante la entrevista./ED

11 de mayo de 2013 (13:58 CET)

La situación financiera del Ayuntamiento de Barcelona es relativamente buena, respecto a otras administraciones. El equipo de gobierno del consistorio, que preside el alcalde Xavier Trias, es consciente de ello, pero no quiere que otras administraciones, como la Generalitat dejen de abonar las deudas que han contraído con el municipio.
 
Sin embargo, esa relación ha sido muy criticada por la oposición, que no esconde que CiU gobierna en los dos lados de la Plaça Sant Jaume.

El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, rechaza esas acusaciones. Y, pese a admitir que la Generalitat necesita ayuda, y que el Ayuntamiento se la puede proporcionar, dejando de lado las viejas disputas cuando las dos administraciones tenían gobiernos distintos, con CiU y el PSC, reclama que el Govern abone la deuda pendiente.
 
Esa deuda de la Generalitat con Barcelona asciende a 240 millones de euros.

Plazos para devolver la deuda

Forn asegura este sábado, en una entrevista en el programa Converses, de la Cadena Cope, que el alcalde Trias, y él mismo, están negociando con el conseller de Presidència, Francesc Homs y con la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, “para ver cómo se puede resolver esa situación y que se devuelva la deuda”, y con unos determinados plazos.

Otra cuestión es la liquidación de los 25 millones que el Ayuntamiento de Barcelona prestó a la Generalitat para invertirlos en Spanair. La oposición ha asegurado que las inversiones que la Generalitat ha pactado con el ayuntamiento, para devolver esa suma, ya estaban realizadas. Y que, algunas de ellas, como las referidas al metro, son competencia exclusiva del gobierno autonómico y por tanto no había compensación posible.

La comisión sobre Spanair

Forn, en cambio, ha rechazado esas acusaciones, y considera que la comisión de seguimiento sobre esa cuestión de Spanair ha entendido que esas inversiones, “gusten o no gusten”, han representado un “beneficio para los ciudadanos”. Lo “curioso”, según Forn, es que el partido que más ha criticado esa partida, el PSC, “es el que ofreció 49 millones, sin fimar ningún convenio, que ya no se recuperarán”.

En cambio, el gobierno de CiU, según Forn, aportó 25 millones de euros, “a través de un convenio, con una comisión de seguimiento y unas inversiones a cambio”.

Forn se ha mostrado satisfecho con el acuerdo con el PP, que ha posibilitado que se liberen 350 millones de euros para inversiones. Según Forn, las dificultades “internas” del PSC imposibilitaron el acuerdo con los socialistas, aunque CiU sí pudo aprobar el PAM de la ciudad con el PSC.

Derecho a decidir


En lo que queda de mandato municipal, Forn no ve, por el momento, una posibilidad de acuerdos cerrados con un determinado socio municipal.

Con Esquerra Republicana, en cambio, el primer teniente de alcalde de Barcelona todavía confía en que apruebe, junto a CiU, los presupuestos de la Generalitat. Para Forn, no obstante, el ámbito municipal es diferente, y las cuestiones locales obligan a pactos entre todos los grupos, al margen de la situación política que vive Catalunya, muy marcada por el proceso soberanista.

Forn, uno de los dirigentes de Convergència más convencidos de la necesidad de convocar una consulta soberanista, defiende que los catalanes “se puedan pronunciar sobre su futuro”, aunque evita, en la entrevista en la Cadena Cope, fijar todavía una fecha.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad