Fracasa la última reunión entre Junts pel sí y la CUP

stop

En el encuentro se debatieron dos nuevas propuestas, que no fueron aceptadas

Las diputadas de JXSi Marta Rovira y la de la CUP Gabriela Serra en una imagen reciente. / EFE Quique García

Barcelona, 08 de enero de 2016 (19:51 CET)

El último, quizá el penúltimo, intento a la desesperada de Junts pel sí y la CUP para ponerse de acuerdo y evitar las elecciones también ha acabado en fracaso. La reunión entre ambos partidos, que se ha celebrado este viernes en la sede de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), no ha servido para desencallar las cosas pese a que se han puesto dos nuevas propuestas sobre la mesa.

Junts pel sí, la coalición que lidera Artur Mas, ha planteado que sea la propia Asamblea junto a un grupo de diputados designados al efecto quienes elijan al presidente de la Generalitat. La CUP ha rechazado esta oferta por miedo a que la Asamblea se incline por Mas a quien los antisistema no quieren ver ni en pintura.

Consulta ciudadana

La CUP ha dado el visto bueno a que Mas sea investido presidente, pero con la condición de que en tres meses se celebre una consulta ciudadana para ver si los catalanes lo reafirman o no en el puesto. Los de Junts pel sí no han aceptado esa posibilidad que, al fin y al cabo, es similar a celebrar nuevas elecciones y más compleja.

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, ha explicado tras la reunión que ve "voluntad de negociación", pero ha reconocido que el margen para el acuerdo es muy escaso por no decir inexistente. En estas circunstancias, tanto la ANC como Òmnium Cultural han optado por tirar la toalla y retirarse de la mesa de negociaciones: "Nuestra tarea como mediadores ha finalizado", ha dicho Sánchez.

Nuevas elecciones

Es muy posible que ésta haya sido la última reunión entre las dos formaciones. El tiempo se agota. Para evitar las elecciones, Mas tendría que ser investido in extremis el domingo en un pleno convocado de urgencia. Para celebrar ese pleno hay que anunciarlo con 24 horas de antelación, por lo que el sábado sería el último día.

Pero tal y como están las cosas es improbable que se llegue a un acuerdo y que se convoque ese pleno, por lo que el lunes, obligado por ley, Artur Mas convocará nuevos comicios que se celebrarán el 6 de marzo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad