JLa primera sesión del juicio del galerista de arte se ha celebrado este lunes en la Audiencia de Barcelona, en la imagen.  /EFE/Toni Albir

Juzgan a un galerista por adueñarse de obras de artistas célebres

stop

Juzgan a un galerista de Barcelona por la presunta apropiación indebida de una colección de arte que los damnificados valoran en 3,2 millones de euros

Josep Maria Casas

Economía Digital

JLa primera sesión del juicio del galerista de arte se ha celebrado este lunes en la Audiencia de Barcelona, en la imagen. /EFE/Toni Albir

Barcelona, 11 de junio de 2018 (20:24 CET)

Este lunes empezó en la Audiencia de Barcelona el juicio a un galerista de arte por la presunta apropiación indebida de 50 obras valoradas en cerca de 3,2 millones de euros. Se trata de obras menores de artistas célebres como Salvador Dalí, Antoni Tàpies, Jaume Plensa, Serge Poliakoff, Hans Hartung o Eduardo Chillida. Estas joyas fueron exhibidas en diversas salas de arte barcelonesas y, entre sus compradores, hay un banco y un conocido empresario barcelonés.

El banquillo de los acusados está ocupado únicamente por Òscar P., que en el pasado ha regentado diversas galerías de arte en Barcelona. La Fiscalía lo acusa de apropiación indebida. Pide que se le condene a cinco años y seis meses de cárcel y al pago de la indemnización que se acuerde en el juicio.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, las obras eran propiedad de Francesc Martinell, registrador de la propiedad de Valls (Tarragona) fallecido en 2010. Dos años antes, Martinell decidió vender parte de su colección de arte y, con este intención, contactó con Òscar P. para que las exhibiera en sus galerías Montcada Art. En la actualidad están cerradas.

Banco de Valencia compró un Tàpies que ahora está en litigio judicial

Después del fallecimiento de Martinell, sus herederos reclamaron el pago de las obras al galerista. No consiguieron nada y se querellaron. Fuentes familiares precisan que el conjunto tendría un valor aproximado de 3,2 millones de euros.

La familia y la Fiscalía se han querellado únicamente contra el galerista. Suponen que los compradores actuaron de buena fe al desconocer el origen de las obras. Según los querellantes, entre los compradores están otras galerías barcelonesas como Mayoral, el Banco de Valencia o la familia Mestre Lajarín. El patriarca es José Mestre, que fue el mayor operador del Puerto de Barcelona antes de ser condenado por narcotráfico en 2014. Uno de los hijos de José Mestre declaró este lunes en el juicio en calidad de testigo.

Banco de Valencia, que fue absorbido por Caixabank, adquirió la obra Enrejado de madera de Antoni Tàpies. La Policía Nacional la incautó en abril de 2012 cuando se exhibía en la sala de arte Sonia Hernández para su venta. En la actualidad está a disposición de la autoridad judicial.

La Policía tan sólo ha intervenido otras tres obras de esta colección. Una pintura titulada La Corregidora, de Salvador Dalí, que localizaron en marzo de 2012 en el Salón de Anticuarios de Fira de Barcelona. La obra Ponto I, de Jaume Plensa, que se exhibía en la galería Principal Art. Y un dibujo a lápiz del año 1935 de Federico Castellón, depositado en la galería Espais/Temps. Esta última obra estaba a nombre del acusado y en la actualidad se encuentra en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) a disposición del juzgado.

Del catálogo de 50 obras, sólo se han recuperado estas cuatro. La de mayor valor es La Corregidora, de Dalí. Está valorada pericialmente en 110.000 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad