Gay de Montellà busca convencer al empresariado con su apuesta más personal

stop

PATRONALES

Joaquim Gay de Montellà, presidente de Foment del Treball

13 de febrero de 2013 (21:40 CET)

El acto tendrá lugar este jueves. Los afiliados han respondido. Los empresarios adscritos quieren que se fijen las prioridades de la economía catalana para que el tejido empresarial pueda aprovechar el momento del cambio de ciclo, que pudiera llegar a finales de este año. Pero saben que estarán solos. El presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, es consciente de que se trata de su apuesta más personal, y persistió en organizar un acto empresarial del que se han descolgado Pimec y la Cambra de Comerç. No ha podido ser.

La situación política se ha enrarecido. Y el debate soberanista lo ha invadido todo. También los empresarios son conscientes de ello. Y, ante la posibilidad de que el acto de este jueves, --que ya se había preparado desde el mes de septiembre para celebrarlo en octubre-- se pudiera convertir en un foro a favor y en contra del proceso, el resto de patronales y actores económicos decidieron no participar.

El primero que lo dijo claramente fue Josep González, presidente de Pimec, al asegurar que no quería que el acto se convirtiera en un manifiesto político. Y también el máximo responsable de la Cambra de Comerç, Miquel Valls, decidió apartarse. Todos entendieron que era una cosa de Foment, y, en concreto, una iniciativa de Joaquim Gay de Montellà, para bien y para mal.

Encuestas internas

¿Era un juicio justo? Las propias patronales han realizado encuestas internas para conocer la posición de sus asociados respecto al plan soberanista que lidera el presidente Artur Mas. Y la situación ha cambiado mucho en poco tiempo. Hay una gran pluralidad interna, en todos los sentidos. Así, ante el menor temor de que Foment pudiera encabezar un acto empresarial que fijara como prioridad un paquete de medidas económicas –todos las defienden de hecho-- que pudiera interpretarse como un 'dejemos la reivindicación independentista al margen', la unidad empresarial se antojaba imposible.

Eusebi Cima, presidente de Fepime, que participará este jueves en el acto con una reivindicación directa de las pequeñas y medianas empresas, asegura que siempre se reivindicó lo mismo: “Desde el inicio se quiso organizar un acto empresarial, a favor de las empresas, para sentar las bases de una posible recuperación económica”.

Pero todos los ojos se dirigirán a Joaquim Gay de Montellà, que cerrará el acto, con una intervención sobre el liderazgo y la ética empresarial. Gay de Montellà no ha escondido, personalmente, su responsabilidad en la organización del acto, y en su apuesta por un pacto fiscal entre Catalunya y el Gobierno central que pudiera resolver la situación política.

Establishment y nuevos empresarios

A su juicio, el debate soberanista no está perjudicando a las empresas, por ahora, pero desea que se clarifique el panorama. Es su apuesta. Particular. Apoyada por otros actores económicos. El propio presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué, ha defendido la necesidad del evento, aunque no asistirá, después de algunas dudas y reflexiones con la Junta del Cercle, al entender que no es una patronal.

Ese es el problema sin embargo, que se ha instalado en Catalunya. Tanto Gay de Montellà como Josep Piqué son vistos como miembros de un establishment que iría por detrás de la sociedad catalana. Es la visión de un nutrido grupo de empresarios, integrados en el Cercle Català de Negocis, (CCN) que han logrado su objetivo, impedir esa unidad empresarial. Su secretario general, Joan Canadell, precisa que Foment “tiene todo el derecho del mundo a celebrar un determinado acto, pero debe saber que no es representativo del colectivo empresarial”.

Canadell asegura que muchos de los afiliados al CCN son miembros de Foment y acudirán al acto para ver cómo evoluciona, que presentará, por cierto, el periodista Manuel Fuentes, responsable de Els Matins de Catalunya Ràdio.

¿Le darán la razón a Foment?

Cima añade que en los próximos días el resto de patronales y el tejido empresarial en su conjunto se mostrará a favor de las medidas que reivindicará Foment. Entre ellas, la necesidad de no incidir con tanta intensidad en los planes de austeridad; la necesidad de facilitar el crédito y la reforma de las administraciones para que sean más eficaces.

¿Mensaje político? La apuesta por las medidas, para que se apliquen de forma inmediata, para que se vea claro cuáles son las prioridades ya es una respuesta concluyente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad