El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. EFE

El Gobierno cortará el FLA al primer euro que Cataluña destine al 1-O

stop

El Gobierno condiciona el pago de las partidas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a que la Generalitat no destine fondos al referéndum

Barcelona, 21 de julio de 2017 (16:00 CET)

Sin medias tintas. El Gobierno cerrará el grifo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en el momento que la Generalitat destine el primer euro al referéndum. La maniobra se enmarca en el control semanal de gastos que el Ejecutivo le ha impuesto a la administración catalana para certificar que ningún departamento aprueba expedientes de inversión para la consulta del 1-O.

Desde 2012 Cataluña ha recibido en torno a 58.000 millones de euros del FLA, un instrumento clave. El Fondo de Liquidez Autonómico nació de un decreto ley de julio de 2012 para crear un mecanismo de apoyo a la liquidez de las comunidades autónomas "de carácter voluntario y temporal", que permite atender a los vencimientos de deuda, así como obtener los recursos necesarios para financiar el endeudamiento.

De esta manera, el FLA ayuda a que las regiones reciban financiación sin necesidad de acudir a los mercados financieros, donde se exigen mayores tipos de interés debido al riesgo de insolvencia.  

El FLA es fundamental para que las regiones puedan garantizar los servicios básicos

La decisión llega después de varias advertencias. La primera vino desde el Tribunal Constitucional, que declaró nula la disposición de la Ley de presupuestos de Cataluña referida a la financiación del referéndum. No obstante, pese a estas indicaciones, los promotores de la consulta continúan con la voluntad de celebrarlo, lo que ha generado "incertidumbre en ciudadanos y empresas", según ha señalado el ministro.

Ahora el Gobierno recurrirá a los acuerdos de la comisión de asuntos económicos aprobados el 15 de noviembre de 2015, que condicionan el desembolso del FLA. Según señala el acuerdo, el Ministerio de Hacienda se encargará de la verificación de la información que envíen los interventores de las consejerías, los responsables de las entidades en las que no existan intervenciones delegadas y el director general de presupuestos. Así, el ministerio constatará si se está desviando dinero público a la celebración del referéndum. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad