El consejero extremeño de Sanidad, José María Vergeles, con la exconsejera valenciana y actual ministra de Sanidad, Carmen Montón, en una imagen de archivo. Vergeles mantiene que si hubieran lanzado una alerta sanitaria por el jamón podrido habrían perjud

Las excusas del gobierno extremeño: acusa a Economía Digital de alarmista

stop

El consejero de Sanidad extremeño echa balones fuera cuando se le pregunta por la actuación de su gobierno para aclarar la trama del jamón podrido

Josep Maria Casas

Economía Digital

El consejero extremeño de Sanidad, José María Vergeles, con la exconsejera valenciana y actual ministra de Sanidad, Carmen Montón, en una imagen de archivo. Vergeles mantiene que si hubieran lanzado una alerta sanitaria por el jamón podrido habrían perjud

Barcelona, 26 de julio de 2018 (13:00 CET)

La Junta de Extremadura que preside Guillermo Fernández Vara se abona a las excusas para defenderse de su inacción en la crisis del jamón podrido. No ha dudado incluso en acusar al Economía Digital y el PP de hacer alarmismo con el caso, por informar de la investigación y el hallazgo de carne y embutidos en mal estado. El gobierno mantiene que si hubieran decretado una alerta sanitaria por el escándalo del jamón podrido habrían perjudicado a los productores de jamón ibérico extremeños.

En respuesta a una interpelación del grupo del PP sobre la “inacción” del gobierno extremeño respecto a la trama del jamón podrido, el consejero de Sanidad, el socialista José María Vergeles, se dedicó a tirar balones fuera: afirmó que no hay marcas extremeñas implicadas y que los productos en mal estado que inmovilizaron en una nave de Malpartida de Plasencia (Cáceres) no estaban etiquetados. Indicó que por este motivo no emitieron ninguna alerta sanitaria. De haberlo hecho, siguiendo el ejemplo del gobierno valenciano, considera que habría perjudicado a la industria del jamón extremeño.

Este miércoles en la Asamblea de Extremadura se produjo un rifirrafe entre el consejero Vergeles y el diputado popular José María Saponi. Este último acusó al gobierno extremeño de generar “alarma social” por su política de opacidad respecto el escándalo del jamón podrido. Advirtió que, en vez de proteger a la industria del jamón, manchaban la imagen de este producto y ponían en peligro la salud de los ciudadanos.

Dirigiéndose a Saponi, Vergeles le preguntó si generaba alarma la política del gobierno extremeño o “lo que usted hace en Economía Digital”, en referencia a sus declaraciones a este medio en las que denunció el silencio y la poca contundencia del ejecutivo de Fernández Vara para aclarar los fraudes del jamón.

El consejero extremeño de Sanidad afirmó que han realizado las “actuaciones oportunas” y negó que no actuaran con contundencia. Sin embargo, dejó la mayoría de las preguntas de Saponi sin respuesta.

Advertencia judicial al gobierno extremeño

El consejero no dio explicaciones sobre los motivos por los que el gobierno extremeño no acató en primera instancia la orden de la jueza de Fregenal de la Sierra que investiga la trama del jamón podrido. Esta advirtió que podían incurrir en un delito de desacato a la autoridad judicial si no destruían los 20.000 kilos de carne en mal estado almacenada en Malpartida de Plasencia. Tampoco contestó a la pregunta de por qué se patrocinó a una de las empresas implicadas en la trama para que asistiera a la feria Alimentaria de Barcelona como representante del jamón extremeño.

Vergeles tampoco precisó si la Junta de Extremadura había aplicado sanciones por el jamón podrido o si se habían reforzado las inspecciones, que fueron otras de las cuestiones que preguntó Saponi. El diputado popular criticó que no se pusiera “en valor” el trabajo de los inspectores de sanidad que descubrieron la trama. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad