Hacienda ya tiene los instrumentos para intervenir las autonomías morosas

stop

DECISIÓN DEL GOBIERNO

01 de julio de 2013 (21:08 CET)

Las autonomías están bajo sospecha. O, en todo caso, bajo la supervisión del Gobierno central, que quiere atar en corto las finanzas autonómicas. Hacienda podrá intervenir, así, a las autonomías que incumplan los 30 días de plazo de pago a los proveedores.

Se trata de una medida que ya estaba prevista en la ley de estabilidad presupuestaria, y que ahora se incluye en el anteproyecto de ley de control de la deuda comercial, que se aprobó el viernes en el consejo de ministros. por el Gobierno.

En la ley se establece un periodo de siete meses, una vez entre en vigor la norma, en el que las comunidades podrán ponerse al día con sus acreedores comerciales, desde contratistas de obras hasta farmacias, una de las cuestiones que más dolores de cabeza ha comportado al Govern de la Generalitat, por ejemplo.

El grifo de los créditos

Tras ese plazo, Hacienda podría aplicar medidas coercitivas, que duplicarían los 30 días de plazo máximo legal de pago durante dos meses consecutivos.

Hacienda, sin embargo, no quiere llegar a esa situación, y por ello se da de margen esos siete meses. Las autonomías, por su parte, también están realizando un gran esfuerzo, aunque, en última instancia, los recursos dependen del Gobierno central y del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).  

Pero, en todo caso, Hacienda se reserva la posibilidad de cerrar el grifo de los créditos, e, incluso, la la suspensión de competencias tributarias, que afectan a los impuestos cedidos, como Patrimonio o Transmisiones patrimoniales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad