Uno de los quirófanos que utiliza la clínica privada del Hospital Clínico de Barcelona. /BARNACLINIC.COM

El Hospital Clínic busca director para su clínica privada

stop

Catiana Cabrer, la cuarta ejecutiva mejor pagada del sector público de la Generalitat, abandona la dirección de Barnaclínic

Josep Maria Casas

Economía Digital

Uno de los quirófanos que utiliza la clínica privada del Hospital Clínico de Barcelona. /BARNACLINIC.COM

Barcelona, 26 de febrero de 2019 (20:33 CET)

El Hospital Clínic de Barcelona busca un director para Barnaclínic, su polémica clínica privada. Ocupará el puesto de Catiana Cabrer, que se prejubiló en diciembre pasado después de más de quince años en el cargo.

Cabrer era la cuarta directiva mejor pagada del sector público de la Generalitat. Su retribución ascendió el año pasado a 123.274 euros brutos, cerca de 12.500 euros más que un consejero del gobierno catalán aunque 23.700 menos que el presidente Quim Torra.

Fuentes del Hospital Clínic confirman que están “trabajando” en la sustitución de Cabrer. Indican que en diciembre optó por prejubilarse. Antes de dirigir Barnaclínic, fue anestesióloga y coordinadora de transplantes del Hospital Clínic (1985-2003).

La empresa privada Barnaclínic tiene dos accionistas públicos: el propio Hospital Clínic (70%), regido por un consorcio integrado por la Generalitat y la Universitat de Barcelona, y la Fundación Clínic (30%), una entidad de investigación biomédica sin afán de lucro.

Barnaclínic no se mueve

Todavía no hay fecha para que la privada Barnaclínic abandone la séptima planta del público Hospital Clínic. El anterior consejero de Salud, Toni Comín, conminó a los responsables de Barnaclínic a cambiar la figura empresarial (ahora son una sociedad anónima) y abandonar el recinto del Hospital Clínic de Barcelona antes del 31 de diciembre de 2017. Sin embargo, quien se largó fue Comín, actualmente refugiado en Bélgica. La sucesora de Comín al frente de la sanidad catalana, Alba Vergésno les pone ni prisas ni plazos para irse.

En marzo de 2017, un informe de la Sindicatura de Cuentas advirtió a Barnaclínic que no podía prestar asistencia sanitaria privada con medios de la pública.

Barnaclínic facturó 14,8 millones de euros en 2017, un 2,1% menos que en el ejercicio anterior, según las cuentas depositadas en el registro mercantil. La clínica atribuyó este percance a la disminución de sus pacientes internacionales. Sin embargo, se mantuvo en beneficios, aunque tan sólo fueron de 78.000 euros.

La patronal de las clínicas privadas ACES mantiene un historico conflicto con Barnaclínic porque se beneficia de instalaciones y profesionales de la sanidad pública.

El doctor Josep Maria Campistol sigue como presidente de Barnaclínic y diriector general del Hospital Clínic.

Hemeroteca

Gestión Sanitaria
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad