Los socialistas en Cataluña. El ministro de fomento José Luis Ábalos, la delegada Mónica Cunillera, y los dirigentes socialistas Miquel Iceta, Salvador Illa y Núria Marín, en la Escuela de Formación del PSC en Barcelona. Foto: EFE/MP
stop

Una corriente catalanista se abre paso dentro del PSC para censurar la aproximación de Miquel Iceta a Societat Civil Catalana

Alessandro Solís

Economía Digital

Los socialistas en Cataluña. El ministro de fomento José Luis Ábalos, la delegada Mónica Cunillera, y los dirigentes socialistas Miquel Iceta, Salvador Illa y Núria Marín, en la Escuela de Formación del PSC en Barcelona. Foto: EFE/MP

Barcelona, 26 de octubre de 2018 (12:25 CET)

El diputado del PSC Carles Castillo se ha puesto en marcha para resucitar el ala catalanista —en rigor, filosoberanista— del partido. Castillo, un dirigente con escaso peso en el PSC, quiere modificar el rumbo trazado por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. La práctica no es nueva, puesto que los socialistas catalanes han sufrido históricamente el mismo quebradero de cabeza.

En el verano de 2014, la corriente Avancem de Joan Ignasi Elena se separó del PSC para dar vida a otra formación que terminó sumándose a la lista de Junts pel Sí. Avancem era una de los grupos críticos y catalanistas del partido, al igual que Fòrum Cívic-Agrupament Socialista, que también se diluyó con la llegada de Iceta y la marcha de dirigentes como Marina GeliMaria Badia, Antoni Castells, Montserrat Tura o Joaquim Nadal.

La línea política de la dirección del PSC ha incitado una nueva ola de críticos, catalanistas, federalistas y "marcadamente de izquierdas". Este grupo, liderado por Castillo, se muestra especialmente preocupado por el "acercamiento" de la formación a la entidad Societat Civil Catalana, que ha organizado algunas de las manifestaciones más concurridas contra el independentismo catalán​ (siendo Iceta uno de sus asistentes ocasionales).

Castillo ya incomodó a sus compañeros de partido en el PSC. El primer día de marzo se convirtió en el primer cargo socialista en visitar a un dirigente independentista encarcelado (Oriol Junqueras) en la cárcel de Estremera. En su momento aseguró que fue una visita a título personal, por razones de "humanidad", puesto que eran políticos ciertamente cercanos cuando compartieron tiempo y espacio en el Parlament.

Juliol del 78, la nueva grieta catalanista y federalista del PSC

Castillo perfila así la creación de una corriente que podría llevar por nombre "Juliol del 78", con el reto de atraer a antiguos votantes socialistas, avanzaron fuentes conocedoras de la iniciativa a Efe. El lema de este ala interna es "catalanismo más federalismo". El nombre hace referencia directa a la fecha de fundación del PSC, hace 40 años este verano (el partido se fundó 16 de julio de 1978).

Castillo ha recibido ya algunos apoyos de cargos territoriales y locales socialistas, especialmente en Tarragona, donde es diputado. Los distintos líderes del PSC que le apoyan lo animan a dar un paso al frente y agrupar esos sectores de socialistas catalanistas. El líder de los nuevos rebeldes del PSC es diputado en el Parlament desde la pasada legislatura, se estrenó como cabeza de lista en las elecciones de 2015, y fue el número dos en la candidatura de 2017.

De "Juliol del 78" se sabe poco más que la intención de formarlo. No tiene aún una estructura definida ni un calendario de constitución, aunque los promotores de la división filosoberanista esperan cerrar estos detalles en los próximos meses. Su objetivo es remarcar el "espíritu catalanista" del partido y llegar a regiones del territorio catalán donde habitualmente los socialistas tienen más dificultades, dijeron las fuentes.

Satisfacción en ERC

Quien se mostró particularmente satisfecho fue el diputado de ERC en el Congreso Jordi Salvador Duch. "Interesantes los movimientos en Cataluña en el entorno de los comunes y, ahora, el PSC. El soberanismo, el derecho a decidir para más gente... todo suma", dijo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad