Pablo Iglesias insiste en nombrar a Andrés Gil como presidente de RTVE. EFE
stop

Iglesias reclama a Sánchez ambición y acuerdos con los independentistas, y acusa a Rivera de hacer un discurso fascista

31 de mayo de 2018 (20:25 CET)

Con la derrota de Mariano Rajoy cantada, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha dedicado a marcarle el camino a Pedro Sánchez. También por lo que se refiere a la crisis en Cataluña, para la que ha recetado más concesiones al independentismo.

Iglesias ha advertido a Sánchez que no es suficiente "con dar los buenos días en catalán" con un diálogo superficial como el que a su entender ha propuesto el socialista al Pdecat y ERC, y ha abogado por abordar las cuestiones básicas y reconocer a Cataluña y el País Vasco como naciones integradas en "un país diverso y plurinacional", aunque no ha precisado qué habría que hacer con la demanda de celebrar un referéndum.

El secretario general de Podemos ha comparado la situación actual con el encuentro de Adolfo Suárez con Josep Tarradellas cuando el expresidente de la Generalitat volvió de su exilio. “Suárez entendió que solo reconociendo la Generalitat era posible integrar España”, ha dicho, y ha instado a Sánchez a tomar nota.

"Los prespuestos nos los comeremos con patatas durante unos meses, pero en esa comida no habrá ningún corrupto”, ha disparado

Le ha reclamado además que, en lugar de apostar por una legislatura corta y adelantar elecciones, despliegue un programa de gobierno propio socialmente ambicioso. Y, por lo que se refiere a las cuentas, le ha dado la razón irónicamente a Mariano Rajoy. “Ha dicho que nos vamos a comer sus presupuestos con patatas, y es verdad, nos los comeremos durante unos meses, pero en esa comida no habrá ningún corrupto”, ha disparado.

Ataques a Rajoy y Rivera

Rivera ha cargado contra el aún presidente por no haber asistido al debate en toda la tarde: “Es una vergüenza que Rajoy no esté aquí, sentando frente a su gobierno, asumiendo la censura, por respeto institución y sentido de la dignidad democrática”.

Pero, con Rajoy ya noqueado, ha reservado las invectivas más virulentas para Cs y su líder, Albert Rivera, a los que ha tachado de “herederos demoscópicos del PP” y a su líder, Albert Rivera, al que ha acusado de haber hecho un discurso “más propio de un fascista que de un demócrata”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad