Indignación empresarial ante la falta de apoyo político al Corredor

stop

INFRAESTRUCTURAS

J. Cavanilles

Federico Félix (Fundación Pro AVE), José Vicente González (Cierval), José Vicente Morata (Cámara de Comercio de Valencia) y la ministra Ana Pastor.
Federico Félix (Fundación Pro AVE), José Vicente González (Cierval), José Vicente Morata (Cámara de Comercio de Valencia) y la ministra Ana Pastor.

24 de abril de 2013 (21:05 CET)

Indignación o cansancio. Es difícil definir la reacción de los principales líderes empresariales valencianos ante el intento fallido de los cuatro grupos con representación en la Cortes Valencianas por aprobar, el miércoles, una simple proposición no de ley de escaso contenido práctico en apoyo del Corredor Mediterráneo. El más duro ha sido el presidente de la Fundación Pro-Ave, Federico Félix, que no ha dudado en calificar la situación de “vergonzosa” e “indignante”.

“Me parece una vergüenza que los diputados sean incapaces de llegar a pactar una simple proposición no de ley en la que muestren su total y masivo apoyo a una infraestructura que es fundamental para el desarrollo económico de la Comunitat Valenciana, sobre todo en lo que respecta a la agricultura”, declaró Félix a Economía Digital.

El presidente de la Fundación Pro-AVE puso un ejemplo de la importancia del Corredor Mediterráneo. “Este invierno, cuando las condiciones meteorológicas han sido malas, el transporte por carretera se ha ralentizado y nuestros productos agrícolas no ha podido llegar a tiempo a su destino”, afirmó.

“Una barbaridad”

“Y si no estamos a tiempo, eso significa que lo que se va a comprar son los productos de los que sí están, y esto se evitaría con el Corredor Mediterráneo y el tercer carril”, añadió. “Que [los políticos] no consigan entender lo importante que es que todos mostremos nuestro apoyo unánime a la infraestructura es una auténtica barbaridad”, sentenció.

José Vicente González, presidente de Cierval (Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana), fue más moderado en sus declaraciones, pero no menos rotundo. Para definir la actitud de los políticos de las Cortes recurrió a una expresión en valenciano y afirmó que “això no té trellat”.

“Creo que a la sociedad valenciana le debe de resultar difícil de entender que les cueste tanto mostrar un apoyo firme a una infraestructura que todos –y creo que los empresarios hemos hecho nuestro papel- entendemos que es necesaria y que avanzará más rápido si hay unanimidad”, apuntó González.

Mucho en juego

Para el presidente de Cierval, “se puede entender que existan diferencias de puntos de vista sobre aspectos concretos, pero sobre la necesidad del Corredor Mediterráneo como infraestructura, no”. Animó a los políticos a ponerse de acuerdo para lograr que “sea una realidad cuanto antes porque hay mucho en juego”.

El que más diplomático se mostró fue el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata. Aseguró que no tenía conocimiento exacto de lo que había ocurrido el miércoles por la mañana en las Cortes, pero defendió la necesidad de que exista “un apoyo total de todos los sectores de la sociedad para el Corredor, tal y cómo se aprobó en Europa, y por el tercer carril”.

Sobre la actitud de los políticos valencianos prefirió no pronunciarse. “Yo he visto a los presidentes de cuatro comunidades autónomas de distinto signo reunirse con un ministro y estar todos de acuerdo. Esa es la imagen con la que yo me quedo”, concluyó.

Desacuerdo político

El desacuerdo que ha indignado a los políticos tuvo lugar el miércoles en las Cortes Valencianas. El PP había presentado una proposición no de ley en la que, simplemente, pedía apoyo a la gestiones realizadas por el Consell y su presidente, Alberto Fabra, y que se monitorizaran las acciones emprendidas por el Gobierno central. PSPV-PSOE y EUPV han votado en contra.

Compromís, en un intento de dotar al texto de algo más de sustancia, propuso añadir una ‘adición’ reclamando 500 millones para las obras de la infraestructura que pasen por la Comunitat Valenciano. El PP la ha rechazado, y la coalición se ha abstenido.

Compromiso del ministerio

Por su parte, la ministra de Fomento Ana Pastor, aprovechó su visita a  Valencia para aclarar que el Corredor Mediterráneo es una prioridad del gobierno. “Y no porque lo diga la ministra”, añadió, “sino porque para este año se han presupuestado 1.100 millones de euros".

"Se ha pasado de la etapa del power point a la de las licitaciones", añadió. El Corredor Mediterráneo es una "prioridad" porque están parte de los puertos "más importantes" de España.

Explicó también que el Gobierno solicitará a Bruselas fondos comunitarios para el Corredor Mediterráneo y ha insistido en que es una "prioridad porque genera riqueza, empleo y mejorará la productividad del país junto con los puertos".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad